El chaleco de caza: un chaleco muy especial

Chaleco de caza

Una de las cosas que se dicen de las sastrerías y los sastres es que carecen de imaginación, ya que siempre se termina haciendo las mismas cosas, el 2 x 4. Esta es una afirmación que no sólo no comparto en absoluto, sino que además me produce un profundo malestar.

El post que les traigo hoy trata de una pieza que rompe con todos los esquemas. Una prenda especial, un tejido especial y un cliente especial y con mucho estilo e imaginación.

Cuando en repetidas ocasiones me preguntan “¿qué es lo que haces?” o “¿qué es lo que hace la sastrería?”, siempre respondo con la misma soltura: “Hacemos lo que usted pida, lo que quiera, necesite e imagine”

Eso es la sastrería: trasladar lo que el cliente está imaginando a una tela y que le guste.

caleco de caza muy especialHace unos días nos visitó un cliente que posiblemente sea una de las personas más elegantes que conozco. Cuando veo entrar a esta persona por la puerta de la Sastrería Serna sé que va a pedir algo especial y esto es siempre un estímulo añadido a mi trabajo. Porque deja de ser un “trabajo que hay que hacer” para convertirse en un proceso en el que el sastre coge la aguja y el tejido como si de un pincel y lienzo se tratara para empezar a crear . Eso es para mí gran parte de la sastrería.

Este caballero nos comentó que quería un chaleco diferente y elegante, algo  especial. Nos pidió que a su vez, fuese cómodo y que a la hora de practicar el deporte de caza, le permitiera usarlo con una camisa, jersey y, por último, el chaleco. Traducido a nuestro idioma, lo que necesitaba este hombre era una tela con cuerpo, más o menos pesada, que con temperaturas más frescas le abrigara pero sin resultar tan pesado como para incomodarle.

Hace unos meses le hicimos otro chaleco de caza distinto, con cuello Nerhu, del cual ya les hablé en el post que dedicamos expresamente a los diferentes tipos de los chalecos. En esta ocasión, volvió con la tela que le sobró en esta ocasión para hacerse uno más, y además quería otro chaleco pero con otra tela. La única diferencia entre uno y otro es que los bolsillos de pecho son diferentes. Aunque las fotografías muestran imágenes de los dos, nos centraremos solo en uno de ellos.

Un chaleco muy especial

Tela chaleco de cazaEn este caso hemos confiado en un especialista en este tipo de tejidos, con el que ya hemos trabajado, con cuerpo, lana 100%, áspera pero agradable. y con un muestrario más que amplio y colorido. Este fabricante, es poco conocido en nuestras tierras. Se trata de W.Bill, una casa que ha sido adquirida hace unos meses por la Harrisons Ltd.

Para el tipo de chaleco que queríamos hacer necesitábamos algo con dibujo, un cuadro ventana como mínimo, para darle ese toque que buscábamos. Finalmente el elegido fue un tejido con un tono verde suave, con unos cuadros formados por dos lineas llamativas en un tono rojizo y dos lineas mas finas de color negro, atravesado por una linea amarilla y cada dos de estas líneas una negra más tenue. Un tejido espectacular, incluso para una chaqueta o un traje de un carácter británico.

chaleco de caza especialEl chaleco de caza no es un chaleco cualquiera, ya que como se puede apreciar es más largo de lo habitual, casi como una chaqueta. Pero en este caso, el delantero va partido en tres piezas y, a su vez, la espalda lleva un vaciado en los costados (simulando el vaciado del chaqué).

El centro de la espalda lleva también un fuelle de tres centímetros hasta el talle, donde muere y queda tapado por un ceñidor de con dos ojales y botones de asta que nacen de cada costadillo. Para completarlo, la parte superior está compuesta por un canesú sin costuras.

La particularidad de este chaleco reside en  hacer casar todas estas lineas con todas las costuras. Si tejido hubiese sido liso sería más fácil de hacer pero por el contrario habría perdido toda la gracia que finalmente tiene. En esta imagen podemos hacer una comparativa de como queda un chaleco cuando todos los cuadros y los elementos del diseño del tejido casan y como quedaría el chaleco si no se hiciese este juego.

Todas las costuras están cargadas, ya que la prenda tiene una finalidad deportiva. El picado va a mano, a medio centímetro, el cual hemos preferido no hacerlo excesivamente pronunciado, ya que de hacerlo así, quizás estaría demasiado sobrecargado.

Para los bolsillos, el cliente quería una mezcla entre cartera y parche. Si os fijáis, los cortes del delantero están hechos expresamente para el bolsillo. Se aprovecha para simular una cartera con tapa, compuesta por una vista insertada en la pieza inferior de las dos piezas del delantero a casar, y esta a su vez sobrepuesto en la siguiente pieza superior del delantero.


Finalmente, hemos puesto cuatro ojales de seda en el delantero, con botones de asta, como comentábamos anteriormente.

Personalmente, me parece una pieza muy deportiva y característica. Sin duda, el dueño de este chaleco es una persona con mucho gusto y estilo, y desde mi punto de vista, es el cazador mas elegante. Estoy deseando verle entrar otra vez por la puerta de la Sastrería Serna.

Y a Uds., también les espero en el siguiente artículo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Posted on: 19 octubre, 2014, by : Agustín García Montero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *