Uniforme etiqueta - detalle

Uniforme de Etiqueta del Ejército de Tierra

Para este post he decidido hablarles del Uniforme de Etiqueta del Ejército de Tierra.

Si contáramos con una sola mano las sastrerías españolas que hacen uniformes militares totalmente a medida y de forma “artesanal”, seguramente nos sobrarían muchos dedos.

La Sastrería Serna puede presumir de ser una de esas pocas sastrerías que a día de hoy confeccionan ropa militar reglamentaria. Uniformes con los bordados hechos a mano y con distintas clases de hilo de oro, según corresponda al propio bordado o a la graduación del cliente.
(Empiezo con este comentario porque hace unos días, buscando en internet información sobre una variación del reglamento de un uniforme específico, pude observar que en muchos sitios ponen “sastrería a medida artesanal” con respecto a estos uniformes, y sorpresa la mía, muchos no cumplen el reglamento. Lo más curioso es que el precio de alguno de estos uniformes  terminados era más bajo que el coste del género que nosotros usamos. Simplemente quería aclarar este aspecto.)

Como adelantaba, esta es una de las piezas que más éxito y reconocimiento nos ha proporcionado a lo largo de estas tres generaciones de sastres. Normalmente, cuando un cliente nos solicita un uniforme militar suele ser cuando posee una graduación lo suficientemente alta como para tener la oportunidad de utilizar esta prenda en bastantes ocasiones, para asistir a los distintos actos que corresponden a su cargo.

Otra oportunidad para lucir un traje de estas características es si va a casarse. Todo el mundo se puede casar con un chaquet o un traje, llegando a ser estos muy elegantes a la hora de celebrar una ceremonia de enlace, pero sólamente un militar puede llegar a lucir un uniforme como el que nos concierne en el día de hoy.


UNIFORME DE ETIQUETA DEL EJÉRCITO DE TIERRA

El uniforme está compuesto por una guerrera azul, al igual que el pantalón, que además, lleva al costado cosida una cinta de seda de smoking de color negro.  En el cuello lleva una tirilla de algodón blanco y se debe llevar puño doble, también de blanco. Siguiendo con el repaso, los zapatos serán negros, al igual que los calcetines, los guantes blancos, la gorra de plato azul, del mismo género que el uniforme, y ceñidor de gala en caso de ser gran etiqueta.

Para un uniforme de gala de estas característicasutilizamos la satina, un género espléndido, que solo con tocarlo y ver su caída se puede apreciar la calidad de la tela. La satina es una lana suave, tejida en diagonal y con una torsión de los hilos importante, los cuales además están muy apretados entre sí y da como resultado final un brillo muy natural.

La empresa que nos proporciona el género para este uniforme es Gorina, una de las empresas textiles más importantes del país que surgió por el año 1835.

El uniforme consta de una espalda con un corte parecido al de un frac o un chaquet, pero con una abertura simple en el centro de espalda. El vaciado que se realiza en la espalda es bastante profundo, llegando hasta el bajo de la guerrera y dependiendo del cuerpo del cliente, ya que la espalda debe quedar totalmente limpia una vez puesto el ceñidor. Este ceñidor estará situado sobre los dos botones traseros a la altura del talle, justo en la costura de la que hablábamos antes, y entre los dos últimos botones del los siete que consta el delantero.

En cuanto a los delanteros, estos son completamente lisos con una pinza en el pecho y en caso de disponer de alguna medalla, esta se sujetará con unas presillas de hilo o seda, del mismo color, para que en caso de no llevarlas pasen desapercibidas.

Al ser prendas muy ceñidas, el pecho de estos uniformes están más reforzados de lo habitual por lo que la entretela de estas prendas lleva un plastrón especial y una capa de guata o  boatina, que sirve para acolchar. Antiguamente, y como dato curioso, se utilizaban también rellenos de guata por los costados para moldear la figura y disimular posibles deficiencias corporales, pero esta técnica se dejó de trabajar hace ya varias décadas.

El cuello del uniforme es un cuello tipo mao y  está hecho con varias capas de entretela y plastrón, porque tiene unos cinco centímetros de altura y necesita cierta rigidez para que no se doble con los movimientos ni aparezca algún tipo de arruga.

Como se puede ver en las imágenes, en el cuello están bordados los emblemas propios de cada uniforme: uno es el águila del ejército y el otro es la cruz de sanidad.

La disposición del bordado es un punto muy delicado puesto que en caso de equivocarse, y hacer un mal cálculo, este podría quedar demasiado cerca o lejos del final del cuello, o descentrado. Hay que trabajar este detalle con meticulosidad y precisión para que quede centrado y en el lugar correcto, de no ser así, solo habría una solución: realizar otra vez el trabajo.

Las bocamangas son una pieza independiente de la manga, en la cual, se puede llevar soutache o no, dependiendo de la graduación. El soutache es un término francés que significa “trenza” y es una especie de hilo grueso, de color dorado, o un cordoncillo bordado de hilo de oro, el cual puede medir entre dos y siete milímetros de grosor.

Los uniformes que expongo en este post da la casualidad que sus empleos son Teniente, pero en el caso de ser oficiales llevarían las estrellas bordadas dentro de las bocamangas. Estas estrellas están bordadas con una medida de dos centímetros y medio, a seis centímetros de la bocamanga y con una separación de siete centímetros. La Bocamanga, lleva una entretela de refuerzo que es más fuerte de lo normal, para que permanezca completamente redonda y además aguante la torsión del bordado.

Existen empresas que realizan estos bordados en Pakistán, Marruecos o Francia.Lo hacen a máquina con un hilo de oro, por supuesto de otra calidad, lo bordan en un trozo de paño del color que corresponda para luego enviarlo donde lo hayan solicitado y ahí simplemente forrarlo donde corresponda. Es un trabajo barato y que no necesita nada especial.

En España, tenemos la suerte de contar con algunas (pocas, pero grandes) bordadoras de este tipo de uniforme. Lo hacen como siempre se ha hecho, con mucho arte, cuidado y despacio, puesto que es un trabajo muy delicado.

Hay gente que puede pensar que este tipo de bordado se realiza cuando el uniforme está terminado, pero no es así. No se puede hacer de esa manera, ya que tiene que poner la pieza de tela en el bastidor y tensarla para que no quede apelmazado el bordado.

Existen distintas clases de hilos, mate, bristado, torzal,… y dependiendo de donde corresponda se utiliza uno u otro. En el caso de la cruz, lleva un canutillo mate, que es un tipo de bordado con relieve, al igual que las estrellas. Pero en el caso de las bocamangas, lleva un bordado con relieve en sierra, el cual consta de tres puntadas de canutillo de oro mate y una de bristado, en serie, por toda la bocamanga y a cada lado de esta sierra lleva un hilo torzal de oro que realiza a su vez todo el recorrido.

Se podría pensar que este tipo de bordado se realiza como los bordados que antiguamente hacían las niñas, puntada tras puntada sin cortar el hilo, pero no. En este caso, es algo bastante más complejo y laborioso porque cada puntada que se ve está cortada y rematada, con lo que ya se pueden hacer una idea del trabajo que lleva este tipo de bordado.

Y podríamos con esto dar  por finalizado este post sobre el uniforme de etiqueta del ejército de tierra. Espero que no se les haya hecho muy pesado y hayan disfrutado leyéndolo tanto como yo escribiéndolo. Quería agradecerles, una vez más, el tiempo dedicado a leerlo.

Les dejo un video en el que pueden apreciar mucho mejor como quedó el resultado final.

¡Les espero en el siguiente artículo!

Chaleco cruzado a medida

El Chaleco: Origen, tipos y consejos

Estimados lectores,

En este segundo artículo lo dedicaremos a una pieza que, aunque no se encuentra en su pleno apogeo, el uso del mismo demuestra un gran aprecio por la elegancia. Esta prenda es el chaleco.

Según la R.A.E. el chaleco es una prenda de vestir sin mangas, que cubre el tronco hasta la cintura.

ORIGEN DEL CHALECO

De origen persa, su uso se hizo universal gracias a Carlos II de Inglaterra, quién,  tras un viaje por Persia, incorporó el chaleco a la vestimenta más formal de la corte.

Esta pieza ha variado tanto en sus formas, como en sus nombres. Su denominación procede del turco Yelek, pero a Europa llegó como Yalíka. Posteriormente derivó al italiano Giulecco hasta llegar a su nombre actual.

Del mismo modo ha ido variando en sus formas y materiales, ya que en sus inicios era una prenda que disponía de mangas e incluso su largo era hasta las rodillas y los tejidos con los que se realizaban eran mucho más bastos.

Poco a poco fue evolucionando con la intención de que no abultase mucho y ganar en comodidad. Así perdió las mangas, se fue acortando y  entallando hasta llegar a tener el aspecto actual a finales del siglo XVIII.

Chaleco cruzadoUna vez hecho el recorrido histórico, y antes de seguir profundizando, aclararé que el buen resultado del chaleco depende en gran parte del pantalón. Para lucir un elegante chaleco es totalmente necesario que el pantalón tenga una altura de caja algo superior a lo habitual, para así poder hacer un chaleco corto. De esta manera, se consigue estilizar y alargar la figura de la persona que lo viste.

En el fatídico caso en el que un chaleco sea corto y a su vez la caja del pantalón también lo sea, lo que sucederá es que la camisa asomará en el hueco que queda entre las dos piezas, dando a entender un gran desconocimiento a la hora de vestir. Este es un ejemplo que, desgraciadamente, podemos ver en numerosas ocasiones por televisión.

Otro apunte que hay que tener en cuenta a la hora de vestir esta pieza es que el cinturón sobra en este conjunto. De usarlo ocurren las siguientes cosas:

· La hebilla del cinturón provocará un bulto nada estético justo debajo del chaleco.

· Un pantalón que se sostiene con un cinturón, tiende por lógica a ir descendiendo de la altura original debido a los movimientos que se van realizando a lo largo del día, por lo que sucederá lo que he comentado anteriormente, que se podrá ver la camisa por debajo del chaleco.

Por este motivo, yo aconsejo siempre, pero sobre todo en caso de vestir un chaleco, el uso de los tirantes.

VARIEDADES DE CHALECOS

Actualmente existen distintas variedades de chalecos. A continuación, expongo una pequeña muestra que hemos realizado recientemente en la Sastrería Serna:

Chaleco de una filaEl chaleco de una fila. 

Este es el chaleco más común, aunque también es, a su vez, el más formal donde los haya. Se dice “de una fila” porque posee una hilera de botones. Dependiendo de la altura a la que lo hagamos tendrá más o menos, en nuestro caso nosotros apostamos normalmente por cinco botones, ya que la línea de la caída es desde el esternón.

En la versión del traje de tres piezas, este chaleco posee, normalmente, cuatro carteras que son como el bolsillo de pecho de una americana. Las dos del bajo, un poco por encima  del talle, con una inclinación hacia delante, y las otras dos a la altura del pecho, son un poco más estrechas y cortas que las anteriores.

En la versión del chaquet, el chaleco tiene unas pocas variantes. En primer lugar se eliminan las carteras y pasan a llevar tan solo dos bolsillos de vivos, situados en el mismo lugar que las carteras grandes de la versión anterior. Y la otra variante de este modelo es el vivo de piqué blanco que lleva por toda la caída, hasta el pecho y que termina cruzándose con el vivo del otro delantero.

Este modelo, en caso de ser testigo, siempre será negro según dicta el protocolo, ya que se está dando fe del acto que concierne.

Los únicos que tienen la libertad de elegir entre una infinidad de colores son los novios o los padrinos. Personalmente, suelo apostar por un tono beige, puesto que permite numerosas opciones de combinación con la corbata a la vez que le proporciona mucha viveza al conjunto.  En este caso, también llevará dos vivos en los bolsillos al ser una prenda de etiqueta pero no llevará el vivo de piqué en el pecho.

Traje con chaleco cruzadoEl chaleco cruzado. 

A mi parecer, el chaleco cruzado es el más elegante, aunque a su vez, le da al conjunto un aire desenfadado.

En el caso de esta fotografía, en la cual se puede ver un traje beige, la opción de un chaleco cruzado le da un aire más sport. Hemos elegido la opción de hacer los bolsillos de vivos, aunque en la mayoría de los casos, cuando es un traje, se suelen hacer como un bolsillo de pecho.

En el caso de un chaquet, a diferencia del chaleco de una fila y dependiendo de la fisionomía del cliente, el hecho de usar un chaleco cruzado elevaría un escalón la elegancia del conjunto.

El chaleco cruzado es una pieza que favorece, sobre todo, a las personas con una fisionomía delgada, ya que para una persona gruesa, el cuadrado de esta pieza,  haría que aparentase ser más gruesa.

Chaleco-fantasia-225x300Chaleco de fantasía. 

Este chaleco siempre acompaña al frac o al smoking. En el caso del smoking se tiene la opción de llevarlo o no. De optar por no llevarlo, su lugar lo ocuparía el fajín,  según si se quiere dar un aire más o menos formal al conjunto.

En el caso de elegir llevar chaleco con smoking, tendría que ser del mismo color, por el contrario, en el caso de ser un chaleco para un frac, éste sería realizado de piqué blanco, exceptuando algunos casos como puede ser por ejemplo, el frac oficial de la Real Academia de la Lengua, donde éste pasa a ser como en el smoking del mismo género que el frac.
Tiene la particularidad de carecer de espalda y puede llevar tres o cuatro botones.

Chaleco de cazaChaleco de caza.

Este chaleco es una prenda que no se observa normalmente por la calle, y aunque no es una pieza que se parezca mucho a las anteriores, no quisiera pasar sin comentarla ya que, precisamente hace unos meses, un cliente se acercó por la sastrería interesado en hacerse uno y me dio la oportunidad de presentarlo en este post.

Esta prenda es más larga de lo habitual, casi como una americana,  y este cliente en particular lo quería entallado y con unas sisas muy amplias. Los botones escogidos son de asta y para los bolsillos de pecho, dudaba entre bolsillos de parche con fuelle o carteras. Finalmente eligió carteras y el resultado del trabajo fue el que podéis apreciar en la imagen. Una pieza elegante que el cliente luce con un pañuelo en el pecho.

Como he comentado al principio del artículo, puede que el chaleco sea una pieza  que se utiliza de manera puntual, pero de hacerlo es una prenda que denota estilo y usarlo es siempre una decisión acertada.

Confío que este artículo  les haya animado a incorporar esta pieza en sus armarios. ¡Les espero en el siguiente artículo!

como-hacer-una-chaqueta

Como hacer una chaqueta: La primera prueba

Estimados lectores:

Seguramente, muchos de ustedes serán asíduos clientes de algunas de las excelentes sastrerías que existen por nuestras tierras. Otros quizás sean clientes de distintas sastrerías de fuera de nuestras fronteras, e incluso muchos de ustedes, quizás simplemente leerán este artículo por la curiosidad, inquietud o incluso admiración por el arte de vestir.

Pero de lo que estoy seguro, es que la mayoría se preguntará cómo es el proceso de confección de los trajes, pantalones, chaquetas, abrigos…que uno se pone por la mañana y ve que le queda como si fuese una segunda piel.

Muchos de mis clientes, a lo largo de las distintas pruebas que  se realizan, en un momento dado me dicen: “Me asombra este oficio. Lo difícil que debe ser perfilar un cuerpo” Me resulta curioso que esto venga a veces por parte de un arquitecto, por ejemplo, ya que yo no sería capaz ni de realizar una sola línea en un plano arquitectónico.

Pues bien, eso es lo que intentaré explicar con este primer artículo. Espero poder hacerlo de una manera sencilla y didáctica.

CÓMO HACER UNA CHAQUETA. LA PRIMERA PRUEBA

Los pasos que lleva hacer una primera prueba no sirve de mucho para el cliente, ya que en realidad no se llega a ver nada. Sólo se trata de los delanteros hilvanados a una entretela y una manga hilvanada también. Pero en mi opinión, de esta primera prueba,  depende más del 50% de la americana, ya que de no estar bien reentrados, hilvanados y aplomados los delanteros, el final del trabajo puede ser catastrófico.

como hacer una chaquetaPara este artículo, he escogido dos chaquetas americanas de sport de dos clientes diferentes.

La primera americana es una blazer de color azul noche, mezcla de lana y cashmere, de Scabal, un género espléndido. En esta prenda, debido a que el cliente es un poco fuerte y tiene bastante vientre, hemos tenido que hacer una pinza especial, que se realiza alargando la pinza normal de pecho hasta llegar al bajo, vaciando más en proporción hasta llegar al bajo del delantero. Esta variación no lleva el corte típico donde  posteriormente irán cosidos los bolsillos.

La segunda americana, es una americana de cashmere 100%, un tejido divino al tacto, de un tono azulón, de Holland & Sherry. Este cliente, es un cliente bastante alto, y fuerte de pecho.

Las dos telas son sencillas de trabajar en general, pero hay que tener muchísimo cuidado a la hora de utilizar la plancha, ya que es muy sencillo que se terminen prestando.

PASO A PASO

En primer lugar, se abren las costuras del delantero, y después se da un punto de pelota para unir el corte donde van a ir cosidos posteriormente los vivos de los bolsillos.

Esto se puede hacer de distintas formas. Personalmente, la opción que menos me gusta es la entretela de pegar, Es una opción que, en mi opinión, hay que usarla lo menos posible y siempre con un punto de zigzag a máquina. Me decanto más por hacerlo con el punto de pelota pues así se ha hecho toda la vida y queda más natural.

EL REENTRADO DEL DELANTERO

Tras esto, llega el reentrado del delantero y partimos de la costura de pecho, dividiendo el reentrado en dos partes: el talle para abajo y el talle hacia arriba. Una cosa que no se nos puede pasar nunca bajo ningún concepto es que ésta pinza de la que estamos hablando siempre tiene que tener una pequeña curvatura hacia delante, jamás puede tener esa curvatura hacia la espalda, ya que de ser así, lo más seguro es que los cantos de los delanteros terminen estando voleados. Partiendo de la curvatura de esta pinza hacia delante empezaremos el reentrado con la plancha para así ir moldeando la forma.

 

Del talle iremos bajando por el delantero para luego ir hacia el costado y  terminar finalmente en el talle del costadillo, sin pasar de el.

Una vez hecha la parte de abajo del delantero, subiremos a la otra mitad, y nos detenemos en el punto donde termina la pinza del pecho, justo debajo del bolsillo de pecho. Este es un punto delicado, ya que a veces que se ven unos flojos en esta zona que estéticamente no quedan nada bien. Lo que hay hacer para que esto no pase es sumir este flojo a base de agua y plancha, hasta que no se aprecie nada. De ahí, nos pasamos a la sisa, donde se concentra bastante tela. Yo suelo recoger del mismo modo, ya que no conviene eliminarla por completo porque  aquí se concentrará la costura de la manga y la curvatura anatómica que poseemos todos, lo cual hace necesario que no quede muy justo de tela.

A groso modo este es el reentrado del delantero, solo nos queda poner un pequeño triángulo de entretela de pegar en el punto donde termina la pinza de pecho, con el fin de que este punto no se levante ni se doble cuando se plancha. De otro modo, este fallo llamaría la atención.

LA ELECCIÓN DE LA ENTRETELA

Ahora llega el momento de la entretela. Existen muchas clases de entretelas por eso yo utilizo dos modelos distintos con más o menos cuerpo en función del espesor de la tela.

Dependiendo de cómo lo pida el cliente, el pecho se refuerza más o menos, de tal forma que puede llevar una capa de plastón, de más o menos fuerza, y otra de muletón. A su vez puede estar picada a mano o a máquina de coser con un punto de zigzag ya esto último también influye a la hora de estar más o menos armado el pecho.

Una vez picado el pecho, llega el momento del vaciado de la pinza del mismo, en este caso lleva dos vaciados; el primero es uno de igual tamaño que el vaciado de la tela y otro que saldrá de la sisa.

Una vez cosidas las dos pinzas, llega el momento del reentrado de la entretela. En este paso, nos ayudaremos de una madera para mantener la forma del pecho, ya que como hemos comentado antes, hay que ir trabajando la curvatura anatómica que toda persona posee desde el principio de nuestro trabajo.

Aquí, lo que vamos a intentar es recoger la entretela moldeándola en la sisa al mismo tiempo que sacamos un poco de forma de pecho. Intentaremos que la pinza principal, al igual que en el delantero, tienda a curvar hacia los ojales, ya que de no ser así es posible que el delantero se nos quede voleado.

Aquí, lo que vamos a intentar es recoger la entretela moldeándola en la sisa al mismo tiempo que sacamos un poco de forma de pecho. Intentaremos que la pinza principal, al igual que en el delantero, tienda a curvar hacia los ojales, ya que de no ser así es posible que el delantero se nos quede voleado.

EL HILVANADO

Una vez terminado de planchar el delantero y las entretelas procederemos a hilvanar los delanteros a la entretela.

Éste es uno de los puntos donde más variedades existen. Algunos sastres tienden a hilvanar los delanteros, de arriba a abajo, otros los hilvanan de abajo para arriba. Personalmente, me gusta hilvanarlos empezando por el talle, y de ahí, continuamos para abajo, partiendo el delantero en dos partes.

A la hora de hilvanar, hay que tener mucho cuidado con la cantidad de tela que arrastramos. Tenemos que arrastrar simplemente los dedos y siempre tendiendo a arrastrar un poco de tela hacia el costado. En la parte baja daremos tres hilvanes.

Una vez hecho esto, damos la vuelta al delantero, para poder hilvanar el pecho. En este caso lo que haremos es arrastrar ligeramente tela hacia el interior del pecho, con la intención de que una vez esté la americana terminada, no quede tirante el pecho puesto que suele pasar que haya más entretela que tela.

En la zona de la solapa, me gusta poner una pequeña pieza de tela de bolsillo, con el fin de que la solapa tenga un poco de cuerpo.

Y, por último, lo que haremos es dar dos hilvanes en la caída. Con estos dos hilvanes lo que haremos es meter un poco de flojo, cuya función consiste en ayudar al delantero de la americana a girar sin que quede saliente. Este flojo dependerá del tipo de tela que estemos trabajando ya que unas admiten más cantidad que otras.

LAS SOLAPAS

Llegó en momento crítico del picado de las solapas, ¿se pican a mano?, ¿se pican a máquina?

Antiguamente, como todos pueden imaginar, se picaban a mano, incluso ahora existen casas que siguen haciéndolo así. Esta es una práctica que, en la mayoría de sastrerías, se ha extinguido,  principalmente porque requiere de muchísimo más tiempo que hacerlo a máquina.

En mi opinión, un buen picado a máquina, vigilando que no queden huecos entre filas de puntos a la vez que se pica trabajando la forma de la solapa en curva, da un resultado perfecto y muy natural, tal y como puede apreciarse en la imagen.

PLANCHAR Y MONTAR

Tras este punto del picado llega el momento de planchar el delantero. Este lo haremos del mismo modo que hemos planchado la entretela, ayudándonos de la madera para, finalmente, dar un repaso de plancha por el derecho.

Ya solo queda el montar la prueba, esto es juntar espalda, delanteros y una manga, la derecha. Y por último y más importante llamar al cliente.

Espero que les haya resultado interesante todo el trabajo que conlleva solamente el proceso de una primera prueba. Aunque no suele apreciarse en un primer momento, este paso previo es el cimiento del que dependerá buena parte del éxito de la americana..

Si quieren ver mejor cómo se lleva a cabo una primera prueba, no se pierdan esta serie de vídeos que he colgado en nuestro canal de Youtube.

¡Solo queda decirles que les espero en el siguiente artículo!