CURSO COSTURA ARTESANAL

 

La sastrería artesanal a medida es un oficio centenario cuyos conocimientos han ido pasando de generación en generación como un tesoro para crear una prenda que de principio a fin puede ofrecer la experiencia más exclusiva que existe en el mundo de la moda masculina

Por esa razón y debido a la alta demanda de formación, desde Sastrería Serna estamos muy ilusionados de informaros que ofrecemos un curso exclusivo y especializado en costura artesanal.

 

 

Objetivos:

  • Aprender los principios básicos de la costura a mano
  • Conocer los procesos artesanales para la creación de una primera prueba de la chaqueta
  • Desarrollar el conocimiento de los materiales y herramientas empleadas en el oficio.
  • Adentrarse en el mundo del profesional de la sastrería

 

 

Contenido:

  • Simulación del proceso de elección del tejido y diseño de las prendas,  toma de medidas, marcado y corte del tejido.
  • Hilos flojos
  • Picado de entretelas y cerrado de pinzas
  • Bolsillos de pecho
  • Picado a mano de solapas
  • Visionado de los procesos del planchado, hilvanado, prueba y afinado.
  • Montado de una primera prueba.

 

Destinatarios: Todo apasionado de la moda y la costura, de los procesos artesanales y el buen hacer manual. Es aconsejable tener unas nociones básicas de costura.

Inscripción: El plazo de inscripción está abierto.

Nº de plazas: Para asegurar un trato personalizado el curso se impartirá en grupos reducidos

Precio: 400 euros (todos los materiales incluidos)

 

Asesor responsable de la actividad

Agustín García Montero, (Maestro sastre)

 

Para dar un trato más personalizado las plazas son limitadas, el curso se impartirá durante el mes de SEPTIEMBRE de 2019 los días 14, 15, 21 y 22 en horario de 10:00 h a 14:00 h.

 

Para más información los interesados pueden ponerse en contacto con nosotros a través de info@sastreriaserna.com

Chaqueta azul: Lana, seda y lino

Descubre más detalles de esta chaqueta con nosotros
Outfit sastreria chaqueta azul

Ojal milanes

La protagonista de hoy es esta magnífica chaqueta con Tejido de Vitale Barberis Canonico.

En su composición encontramos un trío de ases: lana, seda y lino.

De unos 290 gr ligeramente pesada, perfecta para estas temperaturas bajas que empezamos a tener. Para la estructura interna hemos utilizado una entretela de entretiempo con plastrón y guatina picados a mano.

Como podéis ver, es de una fila dos botones con las caídas particularmente redondeadas. Las solapas de 9,5 cm adornadas con la ejecución de un ojal milanés o también conocido como “asola lucida”

Me gustaría aprovechar para explicar aquí algo con respecto a las solapas, muchos de nuestros clientes nos preguntas cual es el tamaño de solapa adecuada. Siempre contesto que para mí es primordial , todos sus componentes ayuden a equilibrar y estilizar visualmente el cuerpo. Las solapas no iban a ser menos, al tratarse de la vertical es un aliado perfecto para alargar la figura, truco para todos aquellos con una estatura media como la mía.

Hemos jugado con dos bolsillos inferiores de parche, para darle a la chaqueta un toque sport. Además el picado elegido a sido al canto, pero en caso de hacerlo doble incrementaríamos la informalidad de la prenda.

Lo he querido combinar con el siempre versátil pantalón gris marengo en lana 100% de Dormeuil y corbata tricot en burdeos.

Cahqueta sastreria artesanal

Outfil sastreria artesanal

¿Qué os gusta más de esta chaqueta? ¿El color, el tejido, la estructura…?

Chaqueta y pantalón a medida artesanal: Sastrería Serna / Tejido chaqueta: Vitale Barberis Canonico /Tejido pantalón: Dormeuil/  Tejido camisa: Söktas / Pañuelo: Louise & Zaid / Calcetines: Mazarin /

traje a medida

Traje bespoke de Porter & Harding

Hoy os mostraremos una pequeña parte del proceso de un traje bespoke. Además tendremos la suerte de compartir un espacio de preguntas con Iñigo Olaizola el autor del blog Classic Details.

primera prueba pantalónTenemos ante nosotros un traje bespoke de tres piezas, el tejido elegido es una lana 100% del Glenroyal de Porter&Harding de 435 g. En la primera prueba tenemos el tejido y la estructura interna que consta de una entretela entretiempo, plastrón y guatina. Además el pantalón lo hemos puesto de prueba, por lo que en su totalidad va hilvanado.  Sin olvidar el proceso del reentrado del cual hablaremos en profundidad más adelante.

primera prueba traje

En el caso que nos ocupa, la primera prueba de un traje bespoke es de una importancia primordial. Fijar el punto de aplomo de delantero y espalda, ancho de los costados y  los largos de chaqueta y manga.

El resto de detalles, bolsillos, tamaño de solapas o forma de caídas y  mangas se desarrollan en el afinado. Se ven más concretamente en la segunda y tercera prueba.

primera prueba bespoke

Encuentro con Iñigo:

Lucía: ¿Qué significa para ti la sastrería?
Iñigo: La sastrería para mí es un oficio maravilloso no suficientemente reconocido ni ponderado. A mí me permite poner de manifiesto mi personalidad. Las prendas que visto son producto de mi imaginación, reflejan mi manera de ser.

L: ¿Qué buscas en un traje a medida y en un sastre?
Tejido BespokeI: En un traje busco una pieza elaborada expresamente para mí, que me encaje y se adapte a las peculiaridades de mi fisonomía y saque partido a mis virtudes y corrija los defectos, en la medida de lo posible. En el sastre pretendo encontrar un cómplice que me ayude a desarrollar mi creatividad y que con su experiencia me proponga las soluciones técnicas y
estéticas que mejor se adapten a cada proyecto en función del uso que le vaya a dar.

L: ¿En qué piensas a la hora de elegir los tejidos para tus trajes bespoke?
I: Lo primero en la temporada para la que va destinado y lo segundo en que me guste. Estoy dispuesto a asumir que un tejido sea menos versátil si es algo que me atrae estéticamente. Afortunadamente tener suficientes trajes me permite elegir en función del gusto y no de la necesidad.

L: ¿Qué consejo le darías a una persona que no está muy inmersa en el mundo de la sastrería pero quisiera empezar?
I: Claramente que se fije unos objetivos a medio plazo. Un armario no se hace en un día. Ni teniendo un presupuesto ilimitado ya que los gusto evolucionan y necesitas tiempo para conocer lo que te gusta y te conviene. También es importante el uso que se va a dar a cada prenda en función del trabajo de cada uno. En líneas generales comenzar por un blazer que haga fondo de armario, unos pantalones básicos en franela gris o una sarga en beige. Seguir por un traje de dos o tres piezas en azul o gris con tejidos no muy complejos y de ahí en adelante ir disfrutando con cada prenda.

 

green suit

Traje de gabardina verde

El perfecto entretiempo

Traje de entretiempo

Para empezar este traje es una gabardina de entretiempo con 260 gr en hilatura estambre con alta torsión.  Permite una resistencia a la arruga y una recuperación excelente. Para él elegí un color verde botella con una gran personalidad que a la luz natural gana en matices.

De esta forma, se podría decir que es el prototipo básico de nuestra sastrería. Una estructura interna intermedia, con hombreras muy ligeras,  una fila dos botones, bolsillos inclinados con forma de media luna con carteras y cerillera exterior. Además la mayor parte de las veces me gusta optar por las aberturas a los costados pues me da comodidad. También cabe destacar las solapas de unos 9,5 cm y la corona de la manga ligeramente pronunciada.

Detalle traje a medida

Traje entretiempo verde

Traje a medida de gabardina

Traje y camisa a medida: Sastrería Serna / Tejido traje: Scabal / Tejido camisa: Söktas / Tirantes: Albert Thurston / Gafas: TBD Eyewears

Ulster Coat – Algo más que un abrigo

Nunca les hemos hablado de los abrigos en este blog e incluso nuestra web carece de fotografía alguna debido a que
no siempre resultan estéticamente bellos en un maniquí. Pero en esta ocasión no quería perder la oportunidad de enseñarles uno de los gabanes mas bonitos y complejos técnicamente hablando, como es el abrigo Ulster.

Second fittingEsta prenda recibe su nombre de la provincia irlandesa de Ulster la cual le vio nacer.

Originariamente el tejido que se utiliza es un donegal bastante grueso, pero en esta ocasión nuestro cliente y amigo decidió  apostar muy acertadamente por un tejido de espiga gruesa en color gris, del fabricante escocés Harrisons; eso si, respetando el peso de la tela original con 600 gramos.

En España este tipo de abrigo no se ha dejado ver en las últimas décadas, quizás por la tendencia a utilizar todas las prendas con un fit extremo y teniendo en cuenta que el Ulster tiende a ser un abrigo muy amplio apostando más por la comodidad y dando un carácter informal al conjunto.


Las características fundamentales del Ulster coat serían las siguientes:

OjalAbrigo cruzado, es decir, dos hileras de botones, pudiendo ser 3X2 ó 4X2. En este caso la opción elegida ha sido el 3X2.

Solapas amplias, con una línea de cran muy profunda.

El cuello es sugerente y vistoso, debiendo tapar por completo el escote.

Los puños son vueltos o franceses; Como detalle, fíjense en la manera que casa el dibujo de espiga del puño y la manga.

Los bolsillos son siempre de parche, además dentro del mismo tienen un bolsillo normal de cartera con vivos.

Todo el canto del abrigo lleva un doble picado, uno de ellos más pronunciado, el cual le hemos realizado con hilo de seda para resaltar el ribeteado.

La espalda, lo que sin duda para mí es la joya de la corona, se compone de un fuelle que nace a unos 15 cm del escote y otros 15 cm por debajo del talle se convierte en fuelle con abertura, la cual lleva cinco ojales practicables.

Este tipo de espalda antiguamente si que se podía ver en nuestro país, puesto que es la misma del capote de marina española, aunque sigue siendo oficial está en desuso.

En el talle posee una martingala dividida en tres piezas, que se une con dos botones. El objetivo de esta martingala es el de entallar la espalda y dejar a los lados de las misma sendos pliegues naturales indispensables en este abrigo.

 

Agradecer su tiempo a la lectura de nuestra entrada y sobre todo a las personas que, como este amigo, nos hacen cada día superarnos y mejorar el presente con los bellos recuerdos que adornaron a todos los caballeros del pasado.

Agustín García.

Aprendiz de Sastre – Primeros pasos con el tejido

En primer lugar agradecer el buen recibimiento de este nuevo apartado, espero sirva de motivación así como de disfrute a todos aquellos que lo lean.

Dicho esto, es necesario volver al taller y hablar de los primeros pasos con el tejido.

Comienzo cosiendo el centro de la espalda, las pinzas y costadillos que forman los delanteros, y también las mangas, pero al ser estas un tema con su propia complicación lo hablaré otro día y con más detalle.

pinzas planchaUna vez que las costuras están realizadas cojo todo y me voy a la mesa para proceder a planchar.

Es necesario abrir la costura central de la espada, las pinzas y la costura del costadillo, es el previo paso para el reentrado.

Voy  a realizar idéntico procedimiento que con el reentrado de la entretela, pero ahora con el tejido.

El mismo orden – los mismos movimientos

Todo  para  dar vida a la tela, otorgándole la forma del cuerpo.

En este momento, cuando ya hemos reentrado el delantero y como fase final del planchado;  hay que “sumir” o eliminar ese exceso de tejido surgido.

flojo del tejido

Este proceso se lleva a cabo mediante agua; mojando la zona donde se encuentra el flojo y delicadamente con la plancha, ya que el calor hará que las fibras se hagan moldeables.

Ya he mencionado que es importante secar bien la zona para que el tejido no recupere la forma indeseada.

He querido hacer este post tan concreto porque aunque parezca que es algo sencillo es necesario aprender bien la técnica y hacer cada paso con seguridad. El tiempo estimado para mi como aprendiz es en torno a los 30 – 40 min, dependiendo del tejido.

Recuerda que “Lo importante de la meta reside en el camino”

Lucía Serrano

Aprendiz de sastre

Ante la falta de información y formación de esta preciosa vocación he querido utilizar mi situación privilegiada para servir a otros como yo, que dentro de sí vibra el deseo de ser “Aprendiz de Sastre”.

post 1

En este pequeño apartado del blog narraré como es mi instrucción, siempre desde los ojos de una aprendiz.

En primer lugar, y junto a la mesa del sastre observo atentamente como apunta, mide marca y corta el tejido, al tiempo escucho las diferentes aclaraciones sobre porque se debe hacer de una manera y no de otra dependiendo del cliente o del tejido en cuestión. Toda esta observación será durante años el poso que me permitirá coger las tijeras y ser yo quien esté frente a la mesa de corte en el futuro.

Mi misión ahora es llevar al taller la prenda cortada, para empezar le pasaré los hilos flojos que permitirá marcar en ambas caras las líneas de construcción.

Posteriormente, y tras haber elegido la entretela más adecuada,  las corto junto a sus plastrones, que servirán de estructura a la chaqueta, dependiendo del gusto del cliente será más armada o menos.

post 4Estas tres capas de telas hay que picarlas para mantenerlas unidas, suelo hacerlo con un zig-zag a máquina, pero si se quiere un plastrón más blando la puntada a mano es la elegida. Una vez hecho eso, marco y abro las pinzas necesarias en la entretela que le darán la forma adecuada para que se adapte a las curvas del cuerpo.

La parte final consiste en el planchado de la entretela también llamado reentrado de la entretela. Con la ayuda de una madera, que me sirve para mantener la disposición del pecho, empezaré a dar forma, ya que el cuerpo humano no es recto si no que posee volúmenes.

 

post1 (15)Este paso requiere experiencia y destreza, comenzamos planchado la mitad donde se encuentra la solapa, partiendo de la pinza curvamos el delantero en la altura de los ojales ya que de no hacerlo así el delantero podría quedar voleado.  Vamos subiendo y recogemos ligeramente en la zona de la solapa para facilitar que en esta  vuelva con naturalidad.

Giramos  la entretela y ahora lo más importante es recoger en la zona del pecho, donde hemos abierto la pinza. Esto permitirá que el volumen tenga la forma y el lugar adecuados.

 

 

post1 (17)Para finalizar, damos la vuelta a la entretela para planchar la parte inferior, de nuevo curvamos ligeramente hacia delante la tela y con un movimiento semicircular y hacia detrás termina el proceso.

Es importante secar bien el agua a la hora de planchar, pues si queda húmeda la tela se levantará y perderá las formas que he estado trabajando.

Todo este proceso requiere tiempo y paciencia.

Recuerda que “Lo importante de la meta reside en el camino”

 

Lucía Serrano

Chaqué a medida

El chaqué: Cómo y cuándo vestirlo y prendas que lo componen

Ya ha terminado para la mayor parte de nosotros estos días en los que hemos podido disfrutar de unos días de descanso en familia recargando las pilar para la siguiente temporada.

Para el primer post de la temporada, he decidido empezar como terminé la anterior, con una de las piezas más elegantes de la sastrería: el chaqué.

Aún nos quedan unos días de sol y en los próximos días, semanas y meses, tendremos la oportunidad de acudir a una ceremonia de enlace, o por el contrario, un acto oficial en el cual sea necesaria la utilización de esta prenda. El chaqué es una pieza, a día de hoy, muy difuminada por el paso de los años y las modas.

¿Cómo debe de ser nuestro atuendo para una ceremonia de enlace? Todo dependerá de que lugar ocupemos en ella. No tendría sentido ir de chaqué, siendo un invitado más, cuando el novio no decide utilizarlo. En una boda los protagonistas son precisamente los novios y siempre debemos ir acorde para la ocasión.

En el caso de un acto oficial, la elección está muy clara. El chaqué debe de componerse de levita negra, chaleco negro con vivo blanco y el clásico y característico pantalón gris con rayas negras.  Mas adelante, entraremos en detalle de cómo deben de ser estas tres piezas, o como se configuran.

En el caso de ser un enlace, podríamos apostar sin equivocarnos por este modelo clásico de chaqué comentado en el párrafo anterior. Es el que se debe usar también en el caso de que la ceremonia a la que acudamos sea de tarde/noche o en ausencia de sol. Si por el contrario, el enlace es de día, es decir 11 ó 12 de la mañana, se podría optar también por el color gris.

En muchas ocasiones, olvidamos la utilidad que le daremos a las prendas y elegimos y compramos en función de los cánones que la moda nos impone en ese momento, lo que conlleva el riesgo de convertir a la prenda en un producto inminentemente caduco si este es demasiado moderno.

Mi consejo, para mis clientes que vienen a hacerse un chaqué para su propia boda, es siempre el mismo:
En primer lugar, la moda es pasajera. Lo que hoy nos parece súper elegante quizás para la siguiente temporada no lo es tanto.

En segundo lugar, ¿qué es lo que queremos? ¿Queremos un chaqué para un solo día, como puede ser el día que uno se casa, o por el contrario, nos gustaría un chaqué para poder utilizarlo durante un largo tiempo siempre que se nos presente la ocasión?

Pongámonos por un momento en que nos hemos hecho un chaqué de un cuadro de gales azul para el día de nuestra boda. Seguro que el resultado es transgresor y el día que nos casamos, mucha gente nos felicitará por tal elección (independientemente del protocolo). Pero un mes después se casa nuestro mejor amigo y decidimos ir con el mismo chaquet, ¿podría ser que los asistentes a la boda nos confundan con el novio?

En el último año, hemos realizado muchos chaqués, y muy variados, desde el negro, el gris marengo, el gris medio, claro, pasando por el cuadro de gales azul, azul liso, con espiga… Y es que posibilidades hay tantas como uno pueda imaginar pero, ¿cuál será la opción más elegante?, ¿y la más útil?

La levita: Color y tejido

chaqué de hombre a medidaEn el caso de elegir la opción más clásica, el modelo negro, mi recomendación en cuanto al tejido pasaría siempre por la alpaca o el mohair y en este caso hemos elegido un tejido británico.

Este es un tejido fresco con una gran caída. Tiene la propiedad que por mucho tiempo que pase, esta prenda estará siempre en nuestro armario como el primer día ya que esta alpaca tiene la particularidad de ser una tela con mucho nervio y que arruga poco en comparación a otras opciones. Con unos cuidados mínimos y un planchado para la siguiente ocasión, en el caso de que haya pasado mucho tiempo desde el último uso, volverá a estar como nueva.

En el caso de elegir un color gris medio, o claro, mi elección sería una lana de unos 260 gr. como máximo,  de dos cabos muy torsionados para que arrugue lo menos posible. En este caso hemos elegido un tejido de Holland & Sherry.

Las partes de una levita

Levita de hombreLa levita es una pieza muy distinta a un traje en lo que se refiere al corte y a la construcción en sí.

Partimos de que el propio delantero se divide en dos zonas, la parte del pecho que ocupa desde las solapas hasta el costado, y el faldón, que llega desde un poco por debajo del talle hasta el bajo. En la parte horizontal llega hasta la unión con la costura del faldoncillo de la espalda. 

La espalda también es diferente. Se compone de una pieza principal que va desde el escote hasta el bajo y de otra pieza que es el costadillo. Esta pieza es independiente y se produce por el vaciado que se hace en la espalda, de unos tres centímetros, en disminución hasta más o menos la mitad de la altura de la sisa. Se convierte en una costura en la línea de construcción de la profundidad de sisa y siendo así hasta el final de la costura, donde se junta con la manga

Como curiosidad hay que decir que esta costura de la espalda debe de coincidir con la costura de la manga.

Confección chaqué a medidaEl talle de la levita tampoco es el mismo que el de un traje. Es preferible que sea ligeramente más elevado, ya que de esta forma, junto al vaciado de la espalda y del delantero, es más profundo de lo común  pues tiene la función perfilar la figura.

El faldón es simple y solo tiene una pinza, que será más o menos ancha dependiendo de lo corpulenta que sea la persona vestir, o si tiene más o menos pronunciada la cadera. Esta pinza, de unos ocho centímetros, tiene que coincidir por obligación con la costura que va a morir en el faldón y que nace justo debajo de la sisa.

El método de trabajo del delantero de la levita es parecido al de una chaqueta. Tiene su entretela interior de la misma forma y material (es decir, la tela, la entretela, el plastrón, la boatina y el picado de la unión entre estas tres partes a mano, o a máquina, dependiendo de lo armado que pida el cliente el pecho).

La diferencia es que la entretela no ocupa todo el delantero y, dependiendo de la sastrería en la que se realice esta pieza, muere en la misma costura que el faldón, dejándolo libre, o por el contrario, continua por debajo, con una distancia prudencial, de tal forma que ayuda al delantero y al propio faldón a girar sobre la anatomía de la persona que lo porta ya que, como siempre digo, no somos planos y las prendas que vestimos nos tiene que acompañar a nuestro cuerpo y movimiento.

Además de esto último, también es cierto, que le da al faldón más cuerpo y una mejor caída y adaptación a la tela que se esté trabajando.

Chaqué vista delanteroEn Sastrería Serna, siempre apostamos por este último método de trabajo. No trabajando en plano sino trabajando las formas  de la anatomía y girando el delantero. No es muy estético cuando uno ve un chaqué desabotonado, que los delanteros se dirijan al frente directamente  en vez de continuar el giro del mismo antes de separarse.

Los delanteros son exactamente iguales, lo único que les diferencia es que uno, el izquierdo, tiene un bolsillo de pecho, un ojal en la solapa, y otro en el cruce. Y el otro delantero tiene el botón para abotonar con el ojal contrarío.  Pero la forma es totalmente simétrica, igual.

Por ello, yo pongo un botón gemelo, es decir, un botón en el derecho y en el revés del delantero de tal forma que la persona que lo porte puede usarlo de forma simple, o como un gemelo de la camisa.  Así, esas dos líneas simétricas, que es el canto del delantero, dan la sensación de unirse para después separarse nuevamente.

mosca-o-canutillo-de-un-pantalon-a-medida-300x225Con respecto al faldoncillo de la espalda hay que comentar que, justo unos cuatro centímetros del punto donde nace, o un poco más, se invierten el sentido de la tela. Gracias a un piquete en la costura (un corte) que recorre el centro de la espalda por el lado derecho pase al lado izquierdo, cumpliendo la función de cruce, es decir, que no se llega a apreciar espacio entre los dos faldoncillos. La del lado derecho, pasa al lado izquierdo y, en este caso,  se hace un canutillo (o mosca) de unos 3 centímetros de largo  que cruza al lado contrario, y de ahí baja en línea recta hasta el bajo.

Uno de los defectos más comunes que se ven en los chaqués es que este cruce, o bien es demasiado extenso, o por el contrario es muy corto, produciendo una abertura en V en la zona baja de la espalda dejando ver este espacio. Estéticamente afea mucho la prenda y pone de manifiesto un claro defecto de construcción que puede subsanarse no obstante mediante un sencillo arreglo:

errores-chaque-hombre-300x225–  En el caso de exceso de cruce, soltaremos un poco el canutillo, y por el contrario si es por falta de cruce, recogeremos más tela.

–  Si está abertura en V es excesiva, deberemos desmontar el faldón a la altura del talle por la costura que une delantero y faldón.  Como decíamos en el caso de exceso de cruce recogeremos tela en este punto, o por lo contrario daremos más tela usando el sobrante de tejido en la costura que debe dejarse siempre por precaución. 

El chaqué también lleva dos botones en la espalda que son del mismo tamaño que los que lleva el delantero y están situados justo en el punto donde se unen el faldón y faldoncillo, a la altura de la mosca o canutillo que antes hemos comentado.

El Chaleco: el color y la forma

Chaleco de novioEl chaleco para esta prenda, de color negro como hemos comentado antes, tiene que ser del mismo color que la levita y de una fila, es decir una hilera de botones. El vivo, de piqué, nace en el escote y termina muriendo en el cruce con el esternón, y el vivo del delantero contrario y los bolsillos también serán de vivo.

Si en por el contrario, hemos optado por el color gris, este chaleco debería ser del mismo color gris, pero, en este caso,  puede ser un chaleco de dos filas o cruzado (el cual creo que será la mejor opción).

Por último, como dato de protocolo, las dos únicas personas que pueden acudir a un enlace con un chaleco de un color distinto a la levita son el novio y el padrino.

Ya sé que en la actualidad esto es raro y que la mayor parte de los invitados son los que llevan el color del chaleco de un color distinto a la levita, pero lo cierto es que esto se debe en sí al protagonismo indiscutible de los principales partícipes del enlace, del mismo modo que a ninguna dama se le ocurriría ir de color blanco a una boda debido al protagonismo que debe tener toda novia el día de su boda. En el color del chaleco del novio y del padrino ocurre lo mismo.

Ellos pueden elegir el color y forma que prefieran, siendo el más común en la actualidad el color beige, y posteriormente el gris medio o claro. Aunque pueden ser del color que la imaginación quiera darnos.

Pantalón de chaquéEl Pantalón

En el caso de optar por el chaquet de color gris, el pantalón debería de ser del mismo color y tejido.

Si, por el contrario, se opta por la opción de levita negra hay una infinita variedad de pantalones y materiales a elegir.

En sastrería Serna, aconsejamos elegir un color gris con una raya negra que no sea muy estrecha y marcada, pues ayuda a estilizar y disimular los defectos que podamos tener ya que la raya puede hacer que una persona fuerte, parezca más gordita, o que una persona bajita lo pueda parecer más aún.

Este pantalón, como ya expliqué en el post que hicimos expreso para los chalecos, es alto de caja con el fin de que, al ponerlo, éste sea más bien corto de tal forma que alargue la figura y la estilice. Por ello, está prohibido el uso del cinturón y no  tiene ningún sentido poner cavillos para el cinturón en la pretina, como se ve en algunas ocasiones.

En esta pieza lo mejor es el uso del tirante ya que es la única forma de mantener el pantalón a su altura, en el mismo sitio, durante tantas horas.

En la actualidad, muchas tiendas que venden “sastrería” industrial colocan unas trabillas laterales o traseras  para no tener que poner tirantes.

Les explico: el hecho de poner una trabilla al pantalón le da un aire más sport que en esta prenda de etiqueta no tiene mucho sentido. En segundo lugar, a todos nos ha ocurrido que, cuando usamos un cinturón, el pantalón se nos termina cayendo y estamos continuamente subiéndolo. Las trabillas laterales intentan imitar la función de un cinturón, es decir, si se nos cae el pantalón tiramos de ellas y estrechamos la cintura para que apriete un poco más.

Pues bien, cuando tiramos de las trabillas o apretamos el cinturón lo que estamos haciendo es que el pantalón busque su sitio, y ¿dónde está? en la zona que tenga la misma cintura que le estoy poniendo al estrechar con las trabillas o el cinturón, es decir, más abajo, y terminará bajándose más aún.

Esto lo que hace es deformar el pantalón y que se nos vea la camisa por debajo del chaleco, lo cual está a una distancia considerable de la elegancia.

Lo que quiero concluir con esta explicación es que la mejor y más cómoda opción es el uso de tirantes.

Este pantalón siempre debe llevar pliegues en el delantero, bien sea uno o dos. Y por supuesto, jamás llevará vueltas en los bajos ya que, recordemos, esta es una prenda de etiqueta.

Vamos a ir dando por concluido este post aunque del chaqué se ha hablado mucho e incluso es un tema que da para varias partes más así que lo retomaremos de nuevo en un futuro. Podríamos entrar en el tema de la confección, de los cantos… pero, si me lo permitís, lo dejaremos, como digo, para más adelante.

Espero que las vacaciones les hayan servido para recargar pilas, porque aún queda mucho por trabajar y esta nueva temporada vendrá repleta de cambios, algunos muy importantes en especial para la Sastrería Serna.

Les espero en el siguiente post.

Blazer cruzada dos filas botones

Blazer cruzada con dos filas de botones

Para este siguiente post hemos decidido hablar de un clásico en la sastrería bespoke: la blazer.

En este caso, es una blazer cruzada con un toque diferente porque cuenta con dos filas de botones. En lugar de llevar seis botones se ha optado por dos filas de ocho botones, dándole un aire más distinguido.

Hace un mes, uno de nuestros clientes con mejor gusto a la hora de vestir, se acercó a sastrería y nos comentó que tenía una idea que llevaba tiempo rondándole la cabeza, hacerse esta blazer. Una idea muy certera al ser una prenda bastante versátil que, dependiendo de los complementos con los que la acompañemos, nos permiten llevarla  desde por la mañana de una forma más sport hasta por la noche acompañada con una corbata y una camisa de gemelos, con un resultado diferente en ambos casos pero convirtiendo a la persona que la lleva en un caballero elegante y sofisticado.

Principe-Carlos-de-Inglaterra-300x225Se la había visto puesta al Príncipe Carlos de Inglaterra y… ¿Qué decir de él?, es una de las personas más elegante del planeta. Un icono british por excelencia y es muy usual verle usar este tipo de chaquetas, puesto que precisamente es la alta sociedad británica la principal clientela de las auténticas blazer.

Esta americana tiene un origen marcial con una gran similitud a la usada en el uniforme de marina, pero en este caso, al igual que en el de la fotografía, hemos decidido darle un poco de basé. Basé es darle más forma, a la hora de cortar y afinar la prenda en las caderas, para darle un acabado en forma como de campana. Esta es una opción muy extendida en el corte británico, y la verdad es que en muchas ocasiones es todo un acierto.

Estuvimos mirando géneros y distintos muestrarios para empezar con el trabajo. Quería un tejido que no fuera muy pesado, que tuviese una buena caída y que no arrugase en exceso.

Finalmente, optó por un 140´s de Holland & Sherry, un género de 280 gramos pero que gracias a una lana 140´s, una fibra de unas 16.75 micras, dota al tejido de una ligereza apreciable nada mas usarla.

Boton-Alfonso-XII-225x300En las distintas pruebas que se realizaron estuvimos comentando la opción de los botones ¿qué botones serían los adecuados para una prenda como esta? La blazer es el ejemplo perfecto para demostrar que la ropa sirve para diferenciarse del resto y marcar un estilo personal propio. Es por eso por lo que  son muchos los que a la hora de escoger su blazer prestan una gran atención a los botones que ésta lleve cosidos.

Miramos distintos fabricantes, pero no encontramos ese botón que diera ese toque especial que debe tener esta blazer. Él, quería un botón que no llamase mucho la atención, pero que no por ello desencantara el resultado. No quería el típico botón dorado que se suelen utilizar en la mayoría de las ocasiones.

Finalmente el cliente optó por unos botones que él mismo tenía, de color níquel,  con el escudo de Alfonso XII, pero que le faltaba alguno, ya que en esta ocasión eran ocho botones en el delantero y cinco botones en las mangas.

Blazer cruzada a medidaPudo encontrar el que le faltaba gracias a una casa que existe en la calle mayor, Vicente Rodríguez, que es una casa antiquísima dedicada a los efectos militares y que tiene un gran stock de botones antiguos.

Si hay un botón que no tengan allí  es muy fácil que ya no exista.

El resultado final de la blazer lo pueden ver en la siguiente fotografía. Debo pedirles disculpas porque el color del botón en esta fotografía no es el original.

Como hemos apuntado, la chaqueta blazer, además de su facilidad de adaptación a todo tipo de situaciones, permite tal variedad de posibilidades de combinación que la convierten en la aliada perfecta de un buen fondo de armario y de los amantes de los equipajes ligeros.

Espero que les haya sido de agrado la lectura y les emplazo al siguiente post. ¡Un saludo!

como-hacer-una-chaqueta

Como hacer una chaqueta: La primera prueba

Estimados lectores:

Seguramente, muchos de ustedes serán asíduos clientes de algunas de las excelentes sastrerías que existen por nuestras tierras. Otros quizás sean clientes de distintas sastrerías de fuera de nuestras fronteras, e incluso muchos de ustedes, quizás simplemente leerán este artículo por la curiosidad, inquietud o incluso admiración por el arte de vestir.

Pero de lo que estoy seguro, es que la mayoría se preguntará cómo es el proceso de confección de los trajes, pantalones, chaquetas, abrigos…que uno se pone por la mañana y ve que le queda como si fuese una segunda piel.

Muchos de mis clientes, a lo largo de las distintas pruebas que  se realizan, en un momento dado me dicen: “Me asombra este oficio. Lo difícil que debe ser perfilar un cuerpo” Me resulta curioso que esto venga a veces por parte de un arquitecto, por ejemplo, ya que yo no sería capaz ni de realizar una sola línea en un plano arquitectónico.

Pues bien, eso es lo que intentaré explicar con este primer artículo. Espero poder hacerlo de una manera sencilla y didáctica.

CÓMO HACER UNA CHAQUETA. LA PRIMERA PRUEBA

Los pasos que lleva hacer una primera prueba no sirve de mucho para el cliente, ya que en realidad no se llega a ver nada. Sólo se trata de los delanteros hilvanados a una entretela y una manga hilvanada también. Pero en mi opinión, de esta primera prueba,  depende más del 50% de la americana, ya que de no estar bien reentrados, hilvanados y aplomados los delanteros, el final del trabajo puede ser catastrófico.

como hacer una chaquetaPara este artículo, he escogido dos chaquetas americanas de sport de dos clientes diferentes.

La primera americana es una blazer de color azul noche, mezcla de lana y cashmere, de Scabal, un género espléndido. En esta prenda, debido a que el cliente es un poco fuerte y tiene bastante vientre, hemos tenido que hacer una pinza especial, que se realiza alargando la pinza normal de pecho hasta llegar al bajo, vaciando más en proporción hasta llegar al bajo del delantero. Esta variación no lleva el corte típico donde  posteriormente irán cosidos los bolsillos.

La segunda americana, es una americana de cashmere 100%, un tejido divino al tacto, de un tono azulón, de Holland & Sherry. Este cliente, es un cliente bastante alto, y fuerte de pecho.

Las dos telas son sencillas de trabajar en general, pero hay que tener muchísimo cuidado a la hora de utilizar la plancha, ya que es muy sencillo que se terminen prestando.

PASO A PASO

En primer lugar, se abren las costuras del delantero, y después se da un punto de pelota para unir el corte donde van a ir cosidos posteriormente los vivos de los bolsillos.

Esto se puede hacer de distintas formas. Personalmente, la opción que menos me gusta es la entretela de pegar, Es una opción que, en mi opinión, hay que usarla lo menos posible y siempre con un punto de zigzag a máquina. Me decanto más por hacerlo con el punto de pelota pues así se ha hecho toda la vida y queda más natural.

EL REENTRADO DEL DELANTERO

Tras esto, llega el reentrado del delantero y partimos de la costura de pecho, dividiendo el reentrado en dos partes: el talle para abajo y el talle hacia arriba. Una cosa que no se nos puede pasar nunca bajo ningún concepto es que ésta pinza de la que estamos hablando siempre tiene que tener una pequeña curvatura hacia delante, jamás puede tener esa curvatura hacia la espalda, ya que de ser así, lo más seguro es que los cantos de los delanteros terminen estando voleados. Partiendo de la curvatura de esta pinza hacia delante empezaremos el reentrado con la plancha para así ir moldeando la forma.

 

Del talle iremos bajando por el delantero para luego ir hacia el costado y  terminar finalmente en el talle del costadillo, sin pasar de el.

Una vez hecha la parte de abajo del delantero, subiremos a la otra mitad, y nos detenemos en el punto donde termina la pinza del pecho, justo debajo del bolsillo de pecho. Este es un punto delicado, ya que a veces que se ven unos flojos en esta zona que estéticamente no quedan nada bien. Lo que hay hacer para que esto no pase es sumir este flojo a base de agua y plancha, hasta que no se aprecie nada. De ahí, nos pasamos a la sisa, donde se concentra bastante tela. Yo suelo recoger del mismo modo, ya que no conviene eliminarla por completo porque  aquí se concentrará la costura de la manga y la curvatura anatómica que poseemos todos, lo cual hace necesario que no quede muy justo de tela.

A groso modo este es el reentrado del delantero, solo nos queda poner un pequeño triángulo de entretela de pegar en el punto donde termina la pinza de pecho, con el fin de que este punto no se levante ni se doble cuando se plancha. De otro modo, este fallo llamaría la atención.

LA ELECCIÓN DE LA ENTRETELA

Ahora llega el momento de la entretela. Existen muchas clases de entretelas por eso yo utilizo dos modelos distintos con más o menos cuerpo en función del espesor de la tela.

Dependiendo de cómo lo pida el cliente, el pecho se refuerza más o menos, de tal forma que puede llevar una capa de plastón, de más o menos fuerza, y otra de muletón. A su vez puede estar picada a mano o a máquina de coser con un punto de zigzag ya esto último también influye a la hora de estar más o menos armado el pecho.

Una vez picado el pecho, llega el momento del vaciado de la pinza del mismo, en este caso lleva dos vaciados; el primero es uno de igual tamaño que el vaciado de la tela y otro que saldrá de la sisa.

Una vez cosidas las dos pinzas, llega el momento del reentrado de la entretela. En este paso, nos ayudaremos de una madera para mantener la forma del pecho, ya que como hemos comentado antes, hay que ir trabajando la curvatura anatómica que toda persona posee desde el principio de nuestro trabajo.

Aquí, lo que vamos a intentar es recoger la entretela moldeándola en la sisa al mismo tiempo que sacamos un poco de forma de pecho. Intentaremos que la pinza principal, al igual que en el delantero, tienda a curvar hacia los ojales, ya que de no ser así es posible que el delantero se nos quede voleado.

Aquí, lo que vamos a intentar es recoger la entretela moldeándola en la sisa al mismo tiempo que sacamos un poco de forma de pecho. Intentaremos que la pinza principal, al igual que en el delantero, tienda a curvar hacia los ojales, ya que de no ser así es posible que el delantero se nos quede voleado.

EL HILVANADO

Una vez terminado de planchar el delantero y las entretelas procederemos a hilvanar los delanteros a la entretela.

Éste es uno de los puntos donde más variedades existen. Algunos sastres tienden a hilvanar los delanteros, de arriba a abajo, otros los hilvanan de abajo para arriba. Personalmente, me gusta hilvanarlos empezando por el talle, y de ahí, continuamos para abajo, partiendo el delantero en dos partes.

A la hora de hilvanar, hay que tener mucho cuidado con la cantidad de tela que arrastramos. Tenemos que arrastrar simplemente los dedos y siempre tendiendo a arrastrar un poco de tela hacia el costado. En la parte baja daremos tres hilvanes.

Una vez hecho esto, damos la vuelta al delantero, para poder hilvanar el pecho. En este caso lo que haremos es arrastrar ligeramente tela hacia el interior del pecho, con la intención de que una vez esté la americana terminada, no quede tirante el pecho puesto que suele pasar que haya más entretela que tela.

En la zona de la solapa, me gusta poner una pequeña pieza de tela de bolsillo, con el fin de que la solapa tenga un poco de cuerpo.

Y, por último, lo que haremos es dar dos hilvanes en la caída. Con estos dos hilvanes lo que haremos es meter un poco de flojo, cuya función consiste en ayudar al delantero de la americana a girar sin que quede saliente. Este flojo dependerá del tipo de tela que estemos trabajando ya que unas admiten más cantidad que otras.

LAS SOLAPAS

Llegó en momento crítico del picado de las solapas, ¿se pican a mano?, ¿se pican a máquina?

Antiguamente, como todos pueden imaginar, se picaban a mano, incluso ahora existen casas que siguen haciéndolo así. Esta es una práctica que, en la mayoría de sastrerías, se ha extinguido,  principalmente porque requiere de muchísimo más tiempo que hacerlo a máquina.

En mi opinión, un buen picado a máquina, vigilando que no queden huecos entre filas de puntos a la vez que se pica trabajando la forma de la solapa en curva, da un resultado perfecto y muy natural, tal y como puede apreciarse en la imagen.

PLANCHAR Y MONTAR

Tras este punto del picado llega el momento de planchar el delantero. Este lo haremos del mismo modo que hemos planchado la entretela, ayudándonos de la madera para, finalmente, dar un repaso de plancha por el derecho.

Ya solo queda el montar la prueba, esto es juntar espalda, delanteros y una manga, la derecha. Y por último y más importante llamar al cliente.

Espero que les haya resultado interesante todo el trabajo que conlleva solamente el proceso de una primera prueba. Aunque no suele apreciarse en un primer momento, este paso previo es el cimiento del que dependerá buena parte del éxito de la americana..

Si quieren ver mejor cómo se lleva a cabo una primera prueba, no se pierdan esta serie de vídeos que he colgado en nuestro canal de Youtube.

¡Solo queda decirles que les espero en el siguiente artículo!