gorra artesanal ejercito

Uniforme del Ejército Alemán

¿CONOCES ESTE UNIFORME?

 

Bolsillo artesanalLas personas que conocen nuestro trabajo sabrán que uno de nuestros puntos fuertes son los uniformes.  Si alguien nos pregunta siempre decimos: en Sastrería Serna realizamos cualquier uniforme”.

Hace unos meses, visitó nuestra sastrería un joven que quería que le confeccionaramos un uniforme del ejército alemán,  para nosotros fue una sorpresa. Pero un reto así no lo podíamos dejar pasar.

Aunque nuestros conocimientos sobre la nomenclatura militar germana no era elevada tuvimos la fortuna de tener un cliente que puso todo de su parte para hacernos entender cómo son estos uniformes.

Uniforme reservista del ejército de tierra alemán

En el caso que nos ocupa el color establecido es un gris piedra en su conjunto, siendo la gorra de plato y la chaqueta unos tonos más claros que el pantalón.

La chaqueta consta de cuatro bolsillos de parche con fuelle exterior y tapa con tres picos rematada con un ojal. Las mangas tienen la peculiaridad de tener puño en todo su contorno. En la manga izquierda lleva bordado a mano el emblema de la Brigada Germano-Francesa,  creada en 1989 y liderada por ambas naciones. La parte alemana bajo el control de la Décima División Panzer  y la francesa de la 1ª División de las Fuerzas Terrestres Francesas.

Uniforme aleman artesanal

El cran tiene un ángulo pronunciado de unos treinta grados. Se añaden bordadas las columnas de Hércules, incluido por el Emperador Carlos V a la simbología germana y un cordón en todo el contorno del cuello. En los hombros se añaden las palas, también realizadas a mano. Para finalizar la chaqueta, se ha completado con los 8 botones correspondientes. En esta ocasión el cliente se los hizo expresamente en oro blanco.

El pantalón del uniforme es sin duda algo especial y diferente a lo que solemos realizar para otros uniformes. Es la conocida pretina gurkha,  pero terminando mas allá de la línea del delantero.  Las trabillas o pasadores tienen tres centímetros de anchos y siete y medio de profundos, siendo sujetados en su parte inferior con ojal y botón.

 

Gorra alemana

 

 

La gorra fue todo un reto para nuestra gorrera,  aunque el modelo es similar al español  esta se caracteriza por:

  • Más altura en el frontal
  • Lomos laterales con una ligera caída.
  • Visera viveada en negro con bordado de serreta y trenzado en hilo de plata.
  • Galleta con el emblema de caballería en su parte central
  • Cucada en hilos rojo, dorado y negro simbolizando la bandera alemana.

 

 

 

 

Sin duda podemos decir que este uniforme es único. ¿Qué os parece?artesanal traje

 

 

 

Ulster Coat – Algo más que un abrigo

Nunca les hemos hablado de los abrigos en este blog e incluso nuestra web carece de fotografía alguna debido a que
no siempre resultan estéticamente bellos en un maniquí. Pero en esta ocasión no quería perder la oportunidad de enseñarles uno de los gabanes mas bonitos y complejos técnicamente hablando, como es el abrigo Ulster.

Second fittingEsta prenda recibe su nombre de la provincia irlandesa de Ulster la cual le vio nacer.

Originariamente el tejido que se utiliza es un donegal bastante grueso, pero en esta ocasión nuestro cliente y amigo decidió  apostar muy acertadamente por un tejido de espiga gruesa en color gris, del fabricante escocés Harrisons; eso si, respetando el peso de la tela original con 600 gramos.

En España este tipo de abrigo no se ha dejado ver en las últimas décadas, quizás por la tendencia a utilizar todas las prendas con un fit extremo y teniendo en cuenta que el Ulster tiende a ser un abrigo muy amplio apostando más por la comodidad y dando un carácter informal al conjunto.


Las características fundamentales del Ulster coat serían las siguientes:

OjalAbrigo cruzado, es decir, dos hileras de botones, pudiendo ser 3X2 ó 4X2. En este caso la opción elegida ha sido el 3X2.

Solapas amplias, con una línea de cran muy profunda.

El cuello es sugerente y vistoso, debiendo tapar por completo el escote.

Los puños son vueltos o franceses; Como detalle, fíjense en la manera que casa el dibujo de espiga del puño y la manga.

Los bolsillos son siempre de parche, además dentro del mismo tienen un bolsillo normal de cartera con vivos.

Todo el canto del abrigo lleva un doble picado, uno de ellos más pronunciado, el cual le hemos realizado con hilo de seda para resaltar el ribeteado.

La espalda, lo que sin duda para mí es la joya de la corona, se compone de un fuelle que nace a unos 15 cm del escote y otros 15 cm por debajo del talle se convierte en fuelle con abertura, la cual lleva cinco ojales practicables.

Este tipo de espalda antiguamente si que se podía ver en nuestro país, puesto que es la misma del capote de marina española, aunque sigue siendo oficial está en desuso.

En el talle posee una martingala dividida en tres piezas, que se une con dos botones. El objetivo de esta martingala es el de entallar la espalda y dejar a los lados de las misma sendos pliegues naturales indispensables en este abrigo.

 

Agradecer su tiempo a la lectura de nuestra entrada y sobre todo a las personas que, como este amigo, nos hacen cada día superarnos y mejorar el presente con los bellos recuerdos que adornaron a todos los caballeros del pasado.

Agustín García.

Aprendiz de sastre

Ante la falta de información y formación de esta preciosa vocación he querido utilizar mi situación privilegiada para servir a otros como yo, que dentro de sí vibra el deseo de ser “Aprendiz de Sastre”.

post 1

En este pequeño apartado del blog narraré como es mi instrucción, siempre desde los ojos de una aprendiz.

En primer lugar, y junto a la mesa del sastre observo atentamente como apunta, mide marca y corta el tejido, al tiempo escucho las diferentes aclaraciones sobre porque se debe hacer de una manera y no de otra dependiendo del cliente o del tejido en cuestión. Toda esta observación será durante años el poso que me permitirá coger las tijeras y ser yo quien esté frente a la mesa de corte en el futuro.

Mi misión ahora es llevar al taller la prenda cortada, para empezar le pasaré los hilos flojos que permitirá marcar en ambas caras las líneas de construcción.

Posteriormente, y tras haber elegido la entretela más adecuada,  las corto junto a sus plastrones, que servirán de estructura a la chaqueta, dependiendo del gusto del cliente será más armada o menos.

post 4Estas tres capas de telas hay que picarlas para mantenerlas unidas, suelo hacerlo con un zig-zag a máquina, pero si se quiere un plastrón más blando la puntada a mano es la elegida. Una vez hecho eso, marco y abro las pinzas necesarias en la entretela que le darán la forma adecuada para que se adapte a las curvas del cuerpo.

La parte final consiste en el planchado de la entretela también llamado reentrado de la entretela. Con la ayuda de una madera, que me sirve para mantener la disposición del pecho, empezaré a dar forma, ya que el cuerpo humano no es recto si no que posee volúmenes.

 

post1 (15)Este paso requiere experiencia y destreza, comenzamos planchado la mitad donde se encuentra la solapa, partiendo de la pinza curvamos el delantero en la altura de los ojales ya que de no hacerlo así el delantero podría quedar voleado.  Vamos subiendo y recogemos ligeramente en la zona de la solapa para facilitar que en esta  vuelva con naturalidad.

Giramos  la entretela y ahora lo más importante es recoger en la zona del pecho, donde hemos abierto la pinza. Esto permitirá que el volumen tenga la forma y el lugar adecuados.

 

 

post1 (17)Para finalizar, damos la vuelta a la entretela para planchar la parte inferior, de nuevo curvamos ligeramente hacia delante la tela y con un movimiento semicircular y hacia detrás termina el proceso.

Es importante secar bien el agua a la hora de planchar, pues si queda húmeda la tela se levantará y perderá las formas que he estado trabajando.

Todo este proceso requiere tiempo y paciencia.

Recuerda que “Lo importante de la meta reside en el camino”

 

Lucía Serrano

Visitamos Pitti Uomo

En la Sastrería Serna hemos vuelto, como normalmente se dice, con las pilas cargadas. Pero para empezar esta temporada vamos a poner la vista atrás unos meses, en concreto a una semana del mes de junio, la semana del Pitti Uomo 88.

Ésta fue la primera ocasión en la que he podido estar presente en esta gran feria de la moda masculina, donde Florencia se convierte en la capital mundial de la elegancia en la mayoría de los casos, y en otros casos… simplemente se trata de llamar la atención, y esperar en la plaza de la fortaleza horas y horas, para conseguir salir en una fotografía de una revista, blog, red social, etc…

Lo que si es cierto es que en esta reunión de creadores de moda masculina se reune lo mejor del mundo artesanal, las mejores agujas, el bespoke, además de otros tipos de sastrerías. Pero de cualquier modo, es el mejor sitio para conocer gente del sector y compartir ideas.

Además de ser gratificante el hecho de poder ver tu trabajo allí representado, ya que Salvador Godoy (Sin Abrochar), y Álvaro Arce (The shoemakerworld), con distintos estilos de corte y trabajo artesano, también nos estuvieron representando en esta cita.

Semana Pitti Uomo
Nosotros, para esta ocasión y este post, decidimos hacer dos conjuntos especiales, diferentes. En primer lugar decidimos hacer un traje de lino color verde, y el otro conjunto era una chaqueta de seda 100% color salmón, la cual fue acompañada de un pantalón azul cielo. Además llevamos una blazer esterilla, un pantalón de algodón y la teba que hace unos meses os presenté en un post, estas últimas piezas hace ya tiempo que me acompañan. De momento, nos centraremos en las dos primeras que los he nombrado.

Traje de lino verde de Holland & Sherry
traje de lino verdeSon muchas las personas que dicen continuamente que la sastrería española está desfasada, que no tiene iniciativa, que siempre hace lo mismo, desde España se dice incluso que es rancia. Pues… ¿Por qué hacer un simple traje de lino, cuando se puede diseñar algo distinto?… Partiendo de la base en que todo, o casi todo, está ya inventado.

El tejido lo escogimos del muestrario South Pacific, lino 100% de Holland & Sherry. El diseño del que partimos para la chaqueta del traje es parecido al que hicimos al chaleco de caza de hace unos posts atrás.

Partimos el delantero en tres partes, cargando las costuras con un picado y de éste mismo cargado nacen los bolsillos, que son internos (algo parecido a un bolsillo de parche, pero dentro del delantero). Además, para resaltar éste tipo de bolsillo, decidimos usar de fondo un lino de color rojo, de tal forma que una vez terminado, ese tejido rojo simule un vivo, que en realidad no existe, como se puede apreciar en las fotografías. Además, incluimos dos bolsillos de pecho, uno en cada delantero, ante lo cual me preguntaron el por qué dos bolsillos de pecho… y la respuesta fue: ¿Por qué no?

La estructura de la chaqueta es mínima, muy ligera en el entretelado, no tiene hombreras, el forro es rojo con un tornasolado verde, y como detalle en la solapa hicimos un ojal milanés.


El pantalón, al igual que la chaqueta, lo hicimos perfilado, con vueltas en los bajos (los cuales son de 19cm), cremallera, dos pliegues, con sus presillas correspondientes y bolsillos al costado. Como detalle, le pusimos una pretina de 6 cm, corrida, y cruzada gracias a dos vivos verticales desde donde aparece la pretina contraria para ser sujetada por una hebilla. No lleva cabillos, ya que es un pantalón para usar con tirantes o sin ellos, pero nunca con cinturón, y la parte trasera está terminada en forma de V, pero esta nace a la mitad de la altura de la pretina.

Otra particularidad de este traje es que en él se encuentra la primera etiqueta con el nuevo emblema de la Sastrería Serna, la cual fue bordada a mano con mis iniciales.

Chaqueta de seda de Scabal y pantalón de gabardina de Huddersfield

uniforme-minas-23En esta ocasión, apostamos por un conjunto colorido, pero con un corte mas clásico quizás. La chaqueta era de un tejido color asalmonado de 230gr, del muestrario Pure Silk de Scabal. Esta chaqueta tiene todas las características de nuestra casa, una solapa proporcionada, de unos 9.5cm, bolsillos rectos, cerillera exterior.

En este caso preferí prescindir del tercer ojal en el delantero, y hacerla de solo dos botones, los cuales fueron de corozo. Tiene un cran bajo, detalle característico de la sastrería española, y un ojal milanés (con la variante que realizamos en la Sastrería Serna, ya que le hacemos con forma de cerilla) en la solapa.
Lo que marcaba la diferencia en esta ocasión era el forro, el cual fue diseñado unos meses atrás, y finalizado durante el proceso de creación de esta chaqueta.

Ya que la ciudad a la que viajaríamos era Florencia, qué mejor que hacerla un discreto homenaje, haciendo dos ilustraciones de dos puntos característicos de la misma. De tal modo,  podréis ver en el link del video situaldo al final del post, como se realizó la ilustración, el “Puente Vecchio”, y la catedral de “Santa María di Fiore”.

Posteriormente se mandó estampar, pero la dificultad no terminaba aquí, ya que había que conseguir calcular dónde iban a estar las diferentes costuras, y reflejarlas en el dibujo final, para que después no descuadrase el dibujo.

De este forro, aunque hicimos varios metros, solo hay dos chaquetas que lo llevan, una es de la que estamos hablando, y la otra es la del traje que le hicimos a Álvaro Arce (The shoemaker world), en un traje beige claro, casi vainilla, para esta misma edición de Pitti.

Para el pantalón, apostamos por un corte clásico, perfilado, con dos pliegues, bolsillos al costado y bajos con vueltas de 4 cm. El tejido, era una gabardina azulona con lana 120´s merino. Un tejido muy agradable al tacto y ligero.

A éste conjunto lo decidimos acompañar por una de las corbatas Tadino, de seda 7 pliegues, que tenemos en la Sastrería Serna.

En definitiva, solo decir que la experiencia en Pitti Uomo fue muy positiva y sin duda la repetiremos en la próxima edición de Enero, por supuesto con alguna sorpresa… pero eso lo dejaremos para mas adelante, no se lo pierdan.

Aquí dejo el enlace al video de cómo se hizo la ilustración:

https://www.facebook.com/SastreriaSerna/videos/vb.722125891136190/1190634140952027/?type=2&theater

La Teba, una prenda con mucha historia

Sin duda alguna, si pensamos: “¿Qué prenda de origen español es la más conocida fuera de nuestras fronteras?” todos estaríamos pensando en la teba.

Esta prenda, a la que le vamos a dedicar este post, está en sus horas de gracia ya que en los últimos años ha pasado de ser una prenda campestre (debido a sus orígenes) a formar parte de cualquier look casual que nos podemos encontrar en cualquier ciudad de nuestro país, o incluso en las mas importantes ciudades mundiales.

El origen de esta chaqueta, como ya es conocido, se remonta a una cacería en la que participaron S.M. D. Alfonso XIII y el Conde de Teba, al cual le debe su nombre. En dicha cacería fue el Monarca el que le regaló al Conde una chaqueta muy ligera y cómoda que usaba para este deporte.

la Teba, una prenda con mucha historiaPosteriormente, tras realizar alguna que otra variación al diseño original de la misma, el Conde, con la ayuda de una costurera de Zarauz, terminó creando la teba tal y como se conoce hoy.

Esta es una prenda muy ligera y cómoda, sobre todo, la mas popular de todas, realizada en punto, un material que por su entramado, tejido y composición es elástico. Cuando hablamos de la teba de punto los colores mas usados son el verde y beige, aunque también nos podemos encontrar con asiduidad el color azul.

Este tejido es usado en temporadas donde la temperatura es mas baja. Pero cuando estas nos permiten colgar nuestros abrigos e ir acompañados solo de una chaqueta, el tejido preferido sería el lino ya que este es el aislante perfecto para el calor y, además, la arruga que proporciona este tejido natural quizás hasta embellece la prenda.

En Sastrería Serna, hace muchos años que confeccionamos la teba con tejidos que normalmente se utilizan para chaquetas sport, es decir, distintas variedades del tweed, shetland …

El motivo de esta variación es cambiar el aspecto de la teba dándole un significado diferente, mas juvenil y atractivo. Son muchos los clientes que en un principio no pensaban en la posibilidad de vestir esta chaqueta y que, una vez visto el resultado con un tejido diferente, ya sea una espiga, cuadro ventana, cheviot… han cambiado su concepto de esta joya española.

 

CARACTERÍSTICAS DE LA TEBA

Las características principales de la teba, mas allá de la estructura (cosa que no tiene ya que carece de entretelas, e incluso hombreras) es que tiene tres bolsillos de parche muy amplios.

Los dos bolsillos de abajo llevan tapilla, o cartera, cosa de la cual carece el de pecho y cada una de estas partes lleva siempre un pespunte a un centímetro, dándole este un aspecto mas informal.
Como norma general, siempre lleva cuatro ojales en la caída del delantero, uno en cada manga, otro en la cabecera del cuello, y otro cerca de este último, pero en la zona perteneciente a la solapa.

Las caídas de los delanteros, si lo que queremos es ser fiel al origen de la teba, deben ser rectas, al igual que en el caso de las aberturas. Una teba originariamente siempre carece de ella. Pero yo siempre digo lo mismo, la sastrería artesanal se caracteriza por que es el cliente el que realiza la prenda como el quiere, de la forma que él quiere.

La teba que hemos realizado en mi taller en este caso es para mi, así que nos hemos permitido hacer alguna que otra variación: las caídas las hemos redondeado, dándole un aspecto totalmente diferente. Por este motivo hemos tenido que redondear también un poco las carteras de los bolsillos.

Hemos optado por hacer una teba de solo 3 botones, alargando un poco a su vez el quiebre de la solapa. También hemos optado por redondear un poco mas las terminaciones del cuello, hacerle unas aberturas en los costados, de unos 6 centímetros y redondeadas, tipo polo camisero. Y por darle un toque algo diferente, los dos ojales de la cabecera y solapa, los hemos hecho al estilo milanés, como se aprecia en la imagen anterior. Y este es el resultado final.

Otra oportunidad de demostrar las posibilidades de esta prenda tan versátil fue hace unos meses cuando Salva, alma mater de Sin Abrochar, vino a la sastrería con la intención de hacer algo diferente. Y sin duda, diferente y personal fue la teba que confeccionamos de manera artesanal con un tejido  de cuadro ventana azúl, beige y blanco.

 

Cortado y realizado totalmente a mano de la primera a la última puntada, una vez más el resultado final resaltó a primera vista.

Por fin han llegado las buenas temperaturas para lucir esta prenda, quizás ahora la veremos desde otro punto de vista.

SalvaFue Zig Ziglar el que dijo: no es lo que tienes, sino como lo usas lo que marca la diferencia “.

¡Les esperamos en el siguiente post!

Un traje perfecto para Pitti Uomo

El traje perfecto para el Pitti Uomo

Los últimos meses han sido increíbles, un cúmulo de sensaciones apasionantes, y cada día con una sorpresa diferente para vivir.

A finales de Noviembre, nos visitó a la antigua Sastrería Álvaro Arce para poder hablar del arte del bespoke y sin duda fue toda una experiencia.

Unos días después coincidimos y retomamos esta conversación inicial donde tuvimos, creo yo, el placer de poder trabajar y mostrar de manera conjunta la sastrería artesanal que se hace en nuestra tierra.

Manos a la obra. Lo primero: la decisión de género a elegir.

Tras estar barajando diferentes opciones y variedades, finalmente apostamos por hacer un traje con un género de Scabal, en contreto, el 801898 del muestrario Gallery Jacketings.

Traje perfecto para Pitti Uomo- medidasEsto era una apuesta relativamente arriesgada, ya que este es un tejido de lana 100% hecho especialmente para la confección de chaquetas, por lo que no sabíamos muy bien como podía resultar el pantalón, no por el diseño, sino por su resistencia a la arruga y la posibilidad de que la raya del mismo terminara por difuminarse al no aguantar la plancha.

Como pudimos ver después, esto no llegó a ocurrir, ya que la tela aguantó sobradamente.

Segundo paso: medidas y diseño del traje.

Tomamos las medidas y el diseño del traje fue el siguiente paso para este traje tan especial para el Pitti Uomo. En este caso, queríamos algo que no fuera excesivamente llamativo porque la tela por sí misma hablaría bien del traje y no queríamos sobre cargarlo. Con una solapa clásica, con la caída que habitualmente solemos hacer, bolsillos inclinados con forma curva, que estiliza la figura haciéndola más natural y cerillera exterior sería más que necesario para un resultado sobrio y elegante.

Traje perfecto para Pitti Uomo- calzadoEl pantalón fue el punto donde quisimos hacerle algo diferente. Una pretina de 6 cm, corrida unos 14cm y que terminara en dos extremos muy pronunciados. En este caso decidimos eliminar ese cavillo que suele sujetar la expansión de la pretina para no ensombrecer la cintura de la pieza. Botones de tirantes interiores, terminación en V de la pretina en la costura trasera pero que esta V naciera de los últimos 3cm, la caída del pantalón perfilada pero dando forma en el gemelo, ya que de no hacerlo, la caída del mismo se podía ensombrecer al quedar retenida en esa zona, y con vueltas en los bajos.

Este es un punto en el que me gustaría detenerme un segundo para comentar una cosa del mismo. En distintas ocasiones he podido leer o escuchar en conversaciones en algún programa de radio, que solamente se puede dar caída a un pantalón cuando este no lleva vueltas, que en el caso de llevarlas, esto queda limitado por el recorrido de la tela y no puede llevarse a cabo. Pues bien, he de decir que esto no es así, como se puede apreciar en la siguiente fotografía el bajo del pantalón tiene una inclinación de unos 3 cm, cosa que se puede apreciar por las raya que terminan perdiéndose a lo largo de su recorrido.

Tercer paso: es el momento de coser.

Una vez decidido todos los detalles, nos ponemos en marcha y empezamos un traje que aunque Álvaro no lo sabe, es especial para nosotros por un motivo muy diferente al habitual, este traje fue el último que se cortó en la antigua Sastrería Serna y el primero que se entregó en la nueva Sastrería de la calle General Pardiñas.  Todos Uds. se pueden hacer una idea de lo que esto significa para nosotros…

tejidos de lujo

Tejidos de lujo para la alta sastrería a medida

Sólo aquellos que visten ropa confeccionada a medida son capaces de apreciar la diferencia cualitativa que ello supone. Un traje, como una segunda piel, es el detalle que conduce a la perfección.Todos los deseos de cualquier cliente se materializan en cada costura, puños, cuellos, botones, cremalleras y multitud de meticulosos acabados o infinitos detalles.El resultado de nuestra concienzuda labor como sastres es una prenda única que refleja por completo la personalidad o gustos de cada uno de nuestros clientes.
El primer paso comienza con la elección del tejido.Obviamente, la primera gran ventaja de hacerse un traje o una prenda a medida es el enorme repertorio  de posibilidades a la hora de escoger un paño.
Este es el primer post de una serie en el que queremos centrarnos en un abanico tan exquisito como exclusivo de tejidos y fabricantes que, mediante  la selección de las fibras más lujosas y más deseadas o incluso la incorporación de piedras preciosas durante el proceso de tejeduría, hacen de sus telas las delicias para aquellos a quienes les gusta disfrutar del máximo lujo y exclusividad. 

FABRICANTES DE TEJIDOS DE LUJO

No todos los fabricantes de tejidos cuentan en su haber con este tipo de tejidos.Una de las casas más prestigiosas en este tema es Scabal. Este fabricante de tejidos de alta calidad ha conseguido convertirse a lo largo de los años en el referente en cuanto a tejidos de lujo se refiere.

Estas colecciones tan exclusivas son resultado en primer lugar de una selección meticulosa y compleja de las más finas, largas y regulares fibras de lana. Por otro lado, cabe destacar el uso de maquinaria de hilatura, tejeduría y acabados de última generación, unido a un proceso artesanal meticuloso en la inserción de las partículas de metales preciosos.

Entre estas colecciones cabe destacar tres de ellas que son las colecciones Diamond Chip, Lapis Lazuli y Treasure Box .La tela Diamond Chip es el claro ejemplo que aunque la joyería no cause fácilmente interés en el hombre, aplicada a la confección de un traje a medida cobra otra dimensión para éste.

Para todos aquellos hombres que solicitaban la creación de un traje “Rolls Royce”, Scabal diseñó un tejido mezcla de Lana Merino Superfina S.150’s, seda y polvo de diamante. Su creación, que recientemente ha celebrado su decimo aniversario, supuso un gran reto en innovación y desarrollo para los técnicos de la fábrica de tejidos de Scabal en Manchester. Los fragmentos de diamante se incorporan mediante un proceso manual a la lana justo después de haber sido lavada y peinada.

Microscópicos fragmentos de diamantes son esparcidos entonces sobre las fibras y es sólo entonces cuando la lana es hilada.Scabal-Brad-Pitt-300x168Personalidades como Brad Pitt se han declarado fieles consumidores de dicha calidad. El Lapis Lazuli es una noble gema de la antigüedad que se incorpora en otra lujosa calidad para traje en Lana Superfina Merino s.150’S y un 2% de Casmere.

Scabal ha conseguido integrar partículas microscópicas de Lapis Lazuli en un fardo de ultra-fina  lana de Australia.

Con un peso de 280 gramos resulta en un traje de entretiempo que destaca especialmente por su excelente drapeado y resistencia a la arruga debido a su características de hilatura y torsión propias de todo tejido Ingles que se precie. Sarga en hilatura de estambre en construcción 2×2, 2 cabos de urdimbre por dos de trama, solo posible gracias a las fibras de lana más finas y largas, tras un complejo proceso de selección.

Esta bonita piedra, preciada por su intenso color azul, ha sido reducida a partículas microscópicas gracias a un proceso de pulido, que es una técnica usada exclusivamente en joyería. Las partículas microscópicas de Lapis Lazuli son distribuidas uniformemente a mano al final del proceso de tejeduría y son captadas por las fibras integrándose  armoniosamente en la tela.

Este excepcional tejido sin duda va a seducir a cualquier hombre en busca de calidad a la vez que discreto lujo. Desde Enero 2011 Lapis Lazuli está disponible en más de 70 países en donde Scabal se encuentra presente.

Treasure Box es otra de las incorporaciones a esta “familia” de joyas del paño creada por Scabal.

Esta tejido nace a partir de Lana Australiana Superfina S.150’s combinada con hilos de oro de 24 quilates y platino.

Otro claro ejemplo del ingenio de Scabal, cuyo proceso de creación se mantiene cuidadosamente en secreto.

En este caso es el galardonado cantante latino-americano Luis Miguel, cliente que confiesa tener esta calidad única en algunos de los trajes que ocupan su armario personal.

Otro de los que ha sucumbido a la exclusividad ofrecida por Scabal es el prestigioso fabricante de automóviles Aston Martin, que recientemente ha usado telas de esta colección para El interior de una serie personalizada del modelo Q de Aston Martin Rapide S, presentado en la feria de Beijing 2014.

En Sastrería Serna nos gusta ofrecer este tipo de artículos exclusivos que trabajamos con especial cuidado y mimo para que el resultado final sea exquisito.

El cliente que decide hacerse un traje de estas calidades notará inmediatamente la diferencia entre unas telas y otras, sintiendo el placer y la elegancia de vestir una prenda con las mejores materias primas del mundo.

Sastrería Serna en Madrid

Año nuevo, sastrería nueva

Los comienzos de años siempre son esperanzadores. Todos, cuando empieza un nuevo año, tenemos ilusión por cumplir algún sueño u objetivo. Mi sueño se lo presento aquí, primer día laboral de este año y hemos abierto las puertas de la nueva Sastrería Serna.

Nos hemos trasladado a pleno barrio de Salamanca, en la calle General Pardiñas nº54, aquí seguiremos trabajando y esforzándonos por vestir, de la forma más elegante, a todos nuestros clientes.

El sitio elegido, aun siendo puerta de calle, mantiene un marco de privacidad e intimidad, que muchos de los caballeros desean a la hora de visitar a su sastre. Pero a su vez nos renovamos con el objetivo de acercar la sastrería artesanal a toda persona con el deseo de descubrir el dandi que lleva dentro.

Mantenemos nuestra tradición artesana natural de más de setenta años, pero ahora, poco a poco, aportando complementos para el caballero. En ello nos acompañaran con sus corbatas de 3 y 7 pliegues Tadino, espectaculares. Loise & Zais nos aportarán sus corbatas de lazo y unos pañuelos fuera de lo común y Bretón acerca unos trabajos hechos en piel, como carteras o joyeros para nuestros relojes y complementos.

Sin más, decirles que con este nuevo año la Sastrería Serna, no cambia, solo mejora.

Les esperamos con la mayor ilusión.

¡Feliz año nuevo!

Chaleco de caza

El chaleco de caza: un chaleco muy especial

Una de las cosas que se dicen de las sastrerías y los sastres es que carecen de imaginación, ya que siempre se termina haciendo las mismas cosas, el 2 x 4. Esta es una afirmación que no sólo no comparto en absoluto, sino que además me produce un profundo malestar.

El post que les traigo hoy trata de una pieza que rompe con todos los esquemas. Una prenda especial, un tejido especial y un cliente especial y con mucho estilo e imaginación.

Cuando en repetidas ocasiones me preguntan “¿qué es lo que haces?” o “¿qué es lo que hace la sastrería?”, siempre respondo con la misma soltura: “Hacemos lo que usted pida, lo que quiera, necesite e imagine”

Eso es la sastrería: trasladar lo que el cliente está imaginando a una tela y que le guste.

caleco de caza muy especialHace unos días nos visitó un cliente que posiblemente sea una de las personas más elegantes que conozco. Cuando veo entrar a esta persona por la puerta de la Sastrería Serna sé que va a pedir algo especial y esto es siempre un estímulo añadido a mi trabajo. Porque deja de ser un “trabajo que hay que hacer” para convertirse en un proceso en el que el sastre coge la aguja y el tejido como si de un pincel y lienzo se tratara para empezar a crear . Eso es para mí gran parte de la sastrería.

Este caballero nos comentó que quería un chaleco diferente y elegante, algo  especial. Nos pidió que a su vez, fuese cómodo y que a la hora de practicar el deporte de caza, le permitiera usarlo con una camisa, jersey y, por último, el chaleco. Traducido a nuestro idioma, lo que necesitaba este hombre era una tela con cuerpo, más o menos pesada, que con temperaturas más frescas le abrigara pero sin resultar tan pesado como para incomodarle.

Hace unos meses le hicimos otro chaleco de caza distinto, con cuello Nerhu, del cual ya les hablé en el post que dedicamos expresamente a los diferentes tipos de los chalecos. En esta ocasión, volvió con la tela que le sobró en esta ocasión para hacerse uno más, y además quería otro chaleco pero con otra tela. La única diferencia entre uno y otro es que los bolsillos de pecho son diferentes. Aunque las fotografías muestran imágenes de los dos, nos centraremos solo en uno de ellos.

Un chaleco muy especial

Tela chaleco de cazaEn este caso hemos confiado en un especialista en este tipo de tejidos, con el que ya hemos trabajado, con cuerpo, lana 100%, áspera pero agradable. y con un muestrario más que amplio y colorido. Este fabricante, es poco conocido en nuestras tierras. Se trata de W.Bill, una casa que ha sido adquirida hace unos meses por la Harrisons Ltd.

Para el tipo de chaleco que queríamos hacer necesitábamos algo con dibujo, un cuadro ventana como mínimo, para darle ese toque que buscábamos. Finalmente el elegido fue un tejido con un tono verde suave, con unos cuadros formados por dos lineas llamativas en un tono rojizo y dos lineas mas finas de color negro, atravesado por una linea amarilla y cada dos de estas líneas una negra más tenue. Un tejido espectacular, incluso para una chaqueta o un traje de un carácter británico.

chaleco de caza especialEl chaleco de caza no es un chaleco cualquiera, ya que como se puede apreciar es más largo de lo habitual, casi como una chaqueta. Pero en este caso, el delantero va partido en tres piezas y, a su vez, la espalda lleva un vaciado en los costados (simulando el vaciado del chaqué).

El centro de la espalda lleva también un fuelle de tres centímetros hasta el talle, donde muere y queda tapado por un ceñidor de con dos ojales y botones de asta que nacen de cada costadillo. Para completarlo, la parte superior está compuesta por un canesú sin costuras.

La particularidad de este chaleco reside en  hacer casar todas estas lineas con todas las costuras. Si tejido hubiese sido liso sería más fácil de hacer pero por el contrario habría perdido toda la gracia que finalmente tiene. En esta imagen podemos hacer una comparativa de como queda un chaleco cuando todos los cuadros y los elementos del diseño del tejido casan y como quedaría el chaleco si no se hiciese este juego.

Todas las costuras están cargadas, ya que la prenda tiene una finalidad deportiva. El picado va a mano, a medio centímetro, el cual hemos preferido no hacerlo excesivamente pronunciado, ya que de hacerlo así, quizás estaría demasiado sobrecargado.

Para los bolsillos, el cliente quería una mezcla entre cartera y parche. Si os fijáis, los cortes del delantero están hechos expresamente para el bolsillo. Se aprovecha para simular una cartera con tapa, compuesta por una vista insertada en la pieza inferior de las dos piezas del delantero a casar, y esta a su vez sobrepuesto en la siguiente pieza superior del delantero.


Finalmente, hemos puesto cuatro ojales de seda en el delantero, con botones de asta, como comentábamos anteriormente.

Personalmente, me parece una pieza muy deportiva y característica. Sin duda, el dueño de este chaleco es una persona con mucho gusto y estilo, y desde mi punto de vista, es el cazador mas elegante. Estoy deseando verle entrar otra vez por la puerta de la Sastrería Serna.

Y a Uds., también les espero en el siguiente artículo.

Esmoquin a medida

El esmoquin: Smoking Jacket, Black Tie, Tuxedo, Dinner Jacket…

Ya queda poco para las vacaciones de verano, eso, quien no esté disfrutando de ellas en este mismo instante.

Durante estos días, aparte de utilizar en traje de baño, es posible que tengamos alguna ocasión especial o una invitación nocturna para lucir elegantemente una joya como la que presentamos hoy en este artículo.

Mucho se ha hablado del esmoquin, su origen y diversas cuestiones del mismo. Es  conocido también como smoking jacket, en el ámbito americano es más conocido como tuxedo y en el británico como dinner jacket  o blacktie, debido a la corbata de lazo negra o incluso más aún por pajarita negra, que debe de ser de seda.

El origen de este espectacular traje, elegante donde los haya, se remonta al siglo XIX, en la corte de Eduardo VII de Inglaterra. Durante esta época, hombres y mujeres alternaban en habitaciones separadas con el objetivo de que los caballeros pudieran fumar sin molestar a sus acompañantes femeninas.

De esta manera, como muestra de respeto, solían ponerse unas chaquetas conocidas como “chaquetas para fumar” o “smoking jacket” de las que se desprendían posteriormente para evitar molestar a su entorno con el olor del tabaco.

SmokingEste atuendo civil, se corresponde con la etiqueta militar (no con la gran etiqueta) la cual tiene más o menos diferencia dependiendo del ejército al cual nos refiramos.

Suele vestirse en fiestas nocturnas, actos sociales, cócteles… pero sin lugar a duda, suele destacar en las famosas entregas de premios como la gala de los Oscar o trasladándolo al territorio nacional, la entrega de los premios Goya.

Eso sí, desafortunadamente, en la mayorías de las ocasiones suelen llevarse sin mucho atino ya que hay que echarle mucha imaginación para descubrir que alguno de los atuendos elegidos  es un esmoquin, ya sea bien por el diseño del mismo o por la forma en la que lo luce el caballero que lo porta.

Existen dos vertientes distintas de un esmoquin según sea su chaquetal de una fila o cruzada, pero éstas serán siempre sin aberturas. Cualquiera de ellas se puede utilizar en sus distintos colores, el principal y mayormente conocido es el negro, seguido del azul oscuro, o azul noche, y el blanco.

Este último solo se debe de usar de día y en espacios abiertos. También se puede utilizar la media etiqueta, que sería chaqueta blanca y pantalón negro, cumpliendo la misma norma que el blanco.

En cambio el negro es el que hay que utilizar siempre en los actos que se lleven a cabo a última hora de la tarde o por la noche.

El que mostramos para este artículo es el esmoquin negro de una fila, que hicimos  hace unas semanas en la Sastrería Serna. Deberá ir acompañado de un fajín de seda negro o en su lugar, un chaleco fantasía sin espalda y del mismo género que el resto de esmoquin.

Un detalle que cabe destacar es que, en el caso de que la chaqueta fuese cruzada, tanto el chaleco como el fajín quedarían descartados automáticamente.

Como se puede ver en la imagen superior, tan solo tiene un botón, o mejor dicho, un ojal, ya que yo prefiero poner siempre un botón gemelo, para que de esta forma, a la hora de abotonarse la chaqueta esta pueda ser abotonada de las dos formas posibles, un delantero sobre el otro, o como en este caso, como si fuese el puño de una camisa.

Para esta ocasión, hemos confiado en una alpaca, o mohair, especial para esmoquin, de la casa Scabal.  Se trata de un tejido de dos cabos, ligeramente satinado, cuya textura y caída le da a la prenda un toque especial.

Solapas de esmoquinLas vistas (solapas), por supuesto son de seda 100%. Existen de mezcla, pero… ¿Por qué bajar un grado una pieza tan especial cuando lo mejor solo puede acompañarse de lo sublime?. En esta ocasión hemos confiado en Holland& Sherry y como se puede ver en las imágenes no hay lugar a dudas de que los tejidos son, simplemente, perfectos.

Las solapas, aunque son de pico, deben estar matadas o redondeadas y un detalle de este elemento es que, a diferencia del resto de prendas, jamás lleva un picado en el canto. Tan solo lleva un ojal y a la vuelta de la solapa una presilla para poder llevar, si se desea, una flor, costumbre que cada vez está más en desuso.

camisas para esmoquinLo correcto con esta prenda pasa por llevar una camisa blanca con pechera de piqué, puño doble, botones de nácar o incluso una botonadura especial hecha para la ocasión, con la que contamos con un inmenso abanico de colores para elegir.

En esta ocasión, podemos ver dos variedades, una en color granate y la otra en un color negro, cualquiera de las dos serían muy acertadas.

En cuanto al cuello puede ser cualquiera de los dos que os presentamos en las imágenes.

Por darle un toque especial a la prenda le pusimos un forro distinto a la lo habitual, con un dibujo de cachemira en un tono azul. El contraste que resulta de la combinación entre el negro y el azul, me resulta realmente acertado por parte del cliente.

El pantalón será con pliegues y llevará una cinta de seda conocida como cinta de esmoquin que está cosida a mano en ambos laterales para ocultar la costura del pantalón.

Interior de esmoquin

El pantalón será con pliegues y llevará una cinta de seda conocida como cinta de esmoquin que está cosida a mano en ambos laterales para ocultar la costura del pantalón.

Como en todo en la vida, los detalles en ocasiones pueden enaltecer el resultado, o por el contrario, estropearlo todo por un descuido. Es por eso, por lo que no podemos olvidarnos de los calcetines. Estos tienen que ser de color negro, por supuesto, y de hilo o seda.

El zapato que deberá acompañarlos tendría que ser liso de cordones, aunque, últimamente, el protocolo está empezando a aceptar también el zapato de hebilla.

Esmoquin negroSi me permitís el consejo, para esta prenda no arriesguéis nunca y apostar por lo seguro: el esmoquin clásico e intemporal. Las modas pasan y esta es una prenda que, si se da el caso y la necesidad de hacerla, serán pocas veces en la vida y no tiene ningún sentido que os confeccionéis el último modelo que ha sacado una firma afamada si después de dos años será un smoking totalmente desfasado.

Me gustaría acabar aclarando que esta es una prenda con la que solo se puede ser elegante si está bien hecha, de tal modo que es una inversión, y la sastrería artesanal es una experta en este tipo de joyas.

No hay nada más distinguido que un tuxedo acoplado al cuerpo, que le acompaña en sus movimientos, que si se mueve el brazo la camisa no se separa de la manga,…, en definitiva, que está hecho para la persona que lo porta.

Sin más, desearles un feliz verano y espero que lo aprovechen para reponer fuerzas para la vuelta del mismo.

En septiembre estaremos por aquí, con novedades en nuestra web y espero que nos sigan acompañando.

¡Feliz Verano!

Sastrería masculina historia

La Sastrería Masculina y el traje: Historia y Origen

Es mucho lo que se ha escrito sobre la sastrería masculina y su historia. Grandes manuales, libros y profesionales han logrado plasmar sus amplios conocimientos sobre el tema. Gracias a esto y una constante y tenaz ilusión por el trabajo bien hecho, contamos hoy con un gran material, imprescindible, para la consulta de cualquier especialista o apasionado en el tema.

Precisamente por eso, no pretendo con este artículo añadir nuevos datos a los ya conocidos. Mi intención discurre, más bien, por hacer una pequeña reflexión acerca de la historia de la sastrería y el traje.

Resulta muy difícil señalar una fecha concreta para encontrar el origen de una profesión casi tan antigua como el propio hombre pero si podemos aventurar que el vestir ya tenía toda su importancia desde la época de los egipcios.

En general, se considera que han existido dos grandes fases en la historia de la prenda masculina; la primera se corresponde con un periodo en el que la prenda era impersonal, yendo de sus orígenes hasta el siglo XIV. Es a partir de entonces, cuando se inicia la segunda fase en la que prenda ya empieza a personalizarse.

El siglo XV: El origen del traje actual

Es en el siglo XV, durante el Renacimiento, cuando se empieza a perfilar los primeros trajes masculinos gracias a los cuales, con las evoluciones pertinentes, darían lugar a los trajes actuales.

Es por esta época en la que las prendas hechas únicamente a partir de una o dos piezas de tejidos, como las togas y las túnicas, empiezan a acortarse y estrecharse y se van transformando en chaquetas abiertas por delante.

En ese momento,  las capitales de la moda son la Italia de Michaelangelo, posteriormente la España de inicios del siglo XVII y más tarde, la Francia de Luis XIV, época y lugar en la que se empieza a tener una gran preocupación por la moda y los jóvenes ricos de toda Europa acuden para diseñar sus guardarropas. Brocados realizados en seda, terciopelos y satenes eran las materias primas preferidas por los sastres de la corte francesa. La chaqueta del traje se empieza a ajustar a la cintura mientras que la parte de las caderas se deja amplia y empieza a tomar relevancia los encajes como adorno de estas prendas.

Napoleón también contribuyo en gran medida a la importancia de la moda, la elegancia y al hecho psicológico de vestir bien: “Si a un campesino le das una espada, seguirá siendo un campesino, pero si primero de das un gran uniforme, ya es un soldado”. Este ejemplo se puede extrapolar al vestir de un caballero, no porque solo por el hecho de vestir elegantemente se dé por hecho que es un caballero, pero, sin duda, sería un buen inicio.

Mientras tanto, en Inglaterra, debido a la Guerra Civil que desemboco en la democracia, se empezaron a germinar las bases de la futura y renombrada sastrería inglesa. La sastrería se aleja de todas las parafernalias y adornos que se respira en el resto de Europa y adoptan un estilo más práctico y sobrio, de tonalidades oscuras, marcado por las primeras normas de vestimenta que llaman al uso de sombreros de copa y levitas, las cuales se fueron acortando para mayor comodidad.

Pantalones bombachos masculinosLos tejidos utilizados eran principalmente lanas de alto gramaje, telas muy tupidas y bastas realizadas en lana de carda. Esto facilitaba la tarea del sastre y sus oficiales para disimular cualquier imperfección o defecto en la hechura de la prenda.

Otro de los mayores cambios que se dieron en esta época fue el pantalón. En un principio se vestía un pantalón corto, por debajo de las rodillas, pero que dejaba ver al completo los calcetines. Eran una especie de pololos o bombachos.

A partir de finales del siglo XIX y principios del XX, se alarga el pantalón hasta alcanzar las medidas que se toman en la actualidad.

Todos estos cambios que se llevaron a cabo dentro de los talleres paulatinamente, fueron posibles gracias a la introducción de la cinta métrica, que sustituyó a las cintas de papel como herramienta base en la toma de medidas.

Al mismo tiempo, algunos talleres buscaron racionalizar el uso del patrón tradicional diseñado a la medida de un solo cliente, haciendo copias  y adaptándolo a la morfología de otros clientes, con la ayuda de la cinta métrica. Estos patrones se guardaban como secretos de guerra y eran heredados a sus sucesores.

La Sastrería masculina y el traje

A partir de esta metodología, sin duda de origen inglés, de reducir o ampliar el número de medidas indispensables y de crear un sistema de cálculo que permitía pasar de una talla a otra con el mismo patrón de corte, se simplificó la hechura de patrones por tallas.

En estos momentos en los que Londres se alza como capital mundial de la moda, sus sastres son valorados por su gran hacer en el corte y la ejecución del traje. De hecho, son ellos los que introducen el concepto de fit en el mundo de la sastrería masculina.

El “fit” es la calidad que muestra un traje al encajar perfectamente en el cuerpo del cliente, como si de una segunda piel se tratara. De este concepto nace otro término muy usada en la sastrería actual, que es el de punto prueba o fitting.

Llegados a este punto, la sastrería inglesa consiguió, allá por los años 30, hacer del traje de caballero una prenda discreta, sobria, de corte perfecto, convirtiéndose en la indumentaria que caracterizaba a todo “gentleman”.

Situándonos en nuestros días, podemos decir que la labor de los maestros sastres requiere una mayor destreza y precisión, ya que la mayoría de los tejidos utilizados son realizados en estambres de lana superfina mucho más ligeros, suaves y delicados que antaño, como consecuencia de una sociedad menos dependiente del clima.

Todos estos cambios, progresos e innovaciones en el arte de la sastrería consiguieron que incluso un siglo y medio después, nada en el inconsciente colectivo caracterice mejor a un caballero que un traje a medida perfectamente cortado.

La sastrería masculina en la actualidad

traje masculinoLa moda inglesa, mucho más clásica, mantiene las hechuras desde hace décadas, mientras que franceses y sobre todo italianos, imponen nuevas formas y nuevas innovaciones en el traje masculino.

No obstante, ya sea inglesa, italiana, francesa o española, el arte de la sastrería sigue a día de hoy apostando por la moda personalizada en contraposición a la moda de masas, imperante desde mediados del siglo XX, con la llegada del prêt à porter y la confección en cadena a bajo coste. Podríamos creer que la evolución de la moda, marcada por la tendencia capitalista de la época, juega en contra de este oficio. Prendas cada vez más informales y de diseños sujetos a tendencias de corto recorrido y consumo de masas.

Pero, como bien dijo una vez Coco Channel, y atestigua la imagen aquí mostrada,“la moda es efímera, la elegancia es atemporal”.

Si Cary Grant pudiese pasear por la calle Ayala, Serrano, Ortega y Gasset… con el look que desprende en esta imagen tomada hace más de 4 décadas, podríamos poner en duda si éste sigue las normas de la moda actual, pero lo que es innegable es que su elegancia y distinción estaría a la orden del día.

Esto es precisamente lo que ofrece la sastrería, el derecho del caballero a valorar lo diferente, lo único, aquello que le permite proyectar su propio estilo y personalidad por encima de cualquier moda pasajera.

A día de hoy la sastrería, en particular la sastrería española, no es que esté en su mejor época. Han pasado unos años, décadas, en los que parecía un secreto el hecho de hablar de la sastrería. Eso es una cosa que al final ha hecho que la auténtica sastrería quedase relegada casi al olvido dando paso a conocerse muchas tiendas que sin conocimientos sartoriales, pero si con ganas de ocupar un lugar vacio que los propios sastres no ocuparon,  han decidido poner en las puertas de sus tiendas de moda  masculina cosas como: sastrería a medida, alta sastrería, o simplemente sastrería, cuando en realidad lo que se está haciendo es totalmente industrial, lo que se denomina Made to Measure.

Afortunadamente para la sastrería española, gracias una nueva generación de sastres que están llamados a recuperar ese espacio, hay un pequeño rayo de luz al final del túnel. Esperemos que en poco tiempo den un nuevo nombre a lo que siempre ha sido sastrería, sastrería artesanal.

Sin más volver a darles las gracias por compartir su tiempo conmigo y quisiera recordarle una cosa: “la sastrería no es solo el hecho de hacer un traje, es darle vida  a un paño”.

Confiamos que les haya gustado este artículo.

 

Chaleco cruzado a medida

El Chaleco: Origen, tipos y consejos

Estimados lectores,

En este segundo artículo lo dedicaremos a una pieza que, aunque no se encuentra en su pleno apogeo, el uso del mismo demuestra un gran aprecio por la elegancia. Esta prenda es el chaleco.

Según la R.A.E. el chaleco es una prenda de vestir sin mangas, que cubre el tronco hasta la cintura.

ORIGEN DEL CHALECO

De origen persa, su uso se hizo universal gracias a Carlos II de Inglaterra, quién,  tras un viaje por Persia, incorporó el chaleco a la vestimenta más formal de la corte.

Esta pieza ha variado tanto en sus formas, como en sus nombres. Su denominación procede del turco Yelek, pero a Europa llegó como Yalíka. Posteriormente derivó al italiano Giulecco hasta llegar a su nombre actual.

Del mismo modo ha ido variando en sus formas y materiales, ya que en sus inicios era una prenda que disponía de mangas e incluso su largo era hasta las rodillas y los tejidos con los que se realizaban eran mucho más bastos.

Poco a poco fue evolucionando con la intención de que no abultase mucho y ganar en comodidad. Así perdió las mangas, se fue acortando y  entallando hasta llegar a tener el aspecto actual a finales del siglo XVIII.

Chaleco cruzadoUna vez hecho el recorrido histórico, y antes de seguir profundizando, aclararé que el buen resultado del chaleco depende en gran parte del pantalón. Para lucir un elegante chaleco es totalmente necesario que el pantalón tenga una altura de caja algo superior a lo habitual, para así poder hacer un chaleco corto. De esta manera, se consigue estilizar y alargar la figura de la persona que lo viste.

En el fatídico caso en el que un chaleco sea corto y a su vez la caja del pantalón también lo sea, lo que sucederá es que la camisa asomará en el hueco que queda entre las dos piezas, dando a entender un gran desconocimiento a la hora de vestir. Este es un ejemplo que, desgraciadamente, podemos ver en numerosas ocasiones por televisión.

Otro apunte que hay que tener en cuenta a la hora de vestir esta pieza es que el cinturón sobra en este conjunto. De usarlo ocurren las siguientes cosas:

· La hebilla del cinturón provocará un bulto nada estético justo debajo del chaleco.

· Un pantalón que se sostiene con un cinturón, tiende por lógica a ir descendiendo de la altura original debido a los movimientos que se van realizando a lo largo del día, por lo que sucederá lo que he comentado anteriormente, que se podrá ver la camisa por debajo del chaleco.

Por este motivo, yo aconsejo siempre, pero sobre todo en caso de vestir un chaleco, el uso de los tirantes.

VARIEDADES DE CHALECOS

Actualmente existen distintas variedades de chalecos. A continuación, expongo una pequeña muestra que hemos realizado recientemente en la Sastrería Serna:

Chaleco de una filaEl chaleco de una fila. 

Este es el chaleco más común, aunque también es, a su vez, el más formal donde los haya. Se dice “de una fila” porque posee una hilera de botones. Dependiendo de la altura a la que lo hagamos tendrá más o menos, en nuestro caso nosotros apostamos normalmente por cinco botones, ya que la línea de la caída es desde el esternón.

En la versión del traje de tres piezas, este chaleco posee, normalmente, cuatro carteras que son como el bolsillo de pecho de una americana. Las dos del bajo, un poco por encima  del talle, con una inclinación hacia delante, y las otras dos a la altura del pecho, son un poco más estrechas y cortas que las anteriores.

En la versión del chaquet, el chaleco tiene unas pocas variantes. En primer lugar se eliminan las carteras y pasan a llevar tan solo dos bolsillos de vivos, situados en el mismo lugar que las carteras grandes de la versión anterior. Y la otra variante de este modelo es el vivo de piqué blanco que lleva por toda la caída, hasta el pecho y que termina cruzándose con el vivo del otro delantero.

Este modelo, en caso de ser testigo, siempre será negro según dicta el protocolo, ya que se está dando fe del acto que concierne.

Los únicos que tienen la libertad de elegir entre una infinidad de colores son los novios o los padrinos. Personalmente, suelo apostar por un tono beige, puesto que permite numerosas opciones de combinación con la corbata a la vez que le proporciona mucha viveza al conjunto.  En este caso, también llevará dos vivos en los bolsillos al ser una prenda de etiqueta pero no llevará el vivo de piqué en el pecho.

Traje con chaleco cruzadoEl chaleco cruzado. 

A mi parecer, el chaleco cruzado es el más elegante, aunque a su vez, le da al conjunto un aire desenfadado.

En el caso de esta fotografía, en la cual se puede ver un traje beige, la opción de un chaleco cruzado le da un aire más sport. Hemos elegido la opción de hacer los bolsillos de vivos, aunque en la mayoría de los casos, cuando es un traje, se suelen hacer como un bolsillo de pecho.

En el caso de un chaquet, a diferencia del chaleco de una fila y dependiendo de la fisionomía del cliente, el hecho de usar un chaleco cruzado elevaría un escalón la elegancia del conjunto.

El chaleco cruzado es una pieza que favorece, sobre todo, a las personas con una fisionomía delgada, ya que para una persona gruesa, el cuadrado de esta pieza,  haría que aparentase ser más gruesa.

Chaleco-fantasia-225x300Chaleco de fantasía. 

Este chaleco siempre acompaña al frac o al smoking. En el caso del smoking se tiene la opción de llevarlo o no. De optar por no llevarlo, su lugar lo ocuparía el fajín,  según si se quiere dar un aire más o menos formal al conjunto.

En el caso de elegir llevar chaleco con smoking, tendría que ser del mismo color, por el contrario, en el caso de ser un chaleco para un frac, éste sería realizado de piqué blanco, exceptuando algunos casos como puede ser por ejemplo, el frac oficial de la Real Academia de la Lengua, donde éste pasa a ser como en el smoking del mismo género que el frac.
Tiene la particularidad de carecer de espalda y puede llevar tres o cuatro botones.

Chaleco de cazaChaleco de caza.

Este chaleco es una prenda que no se observa normalmente por la calle, y aunque no es una pieza que se parezca mucho a las anteriores, no quisiera pasar sin comentarla ya que, precisamente hace unos meses, un cliente se acercó por la sastrería interesado en hacerse uno y me dio la oportunidad de presentarlo en este post.

Esta prenda es más larga de lo habitual, casi como una americana,  y este cliente en particular lo quería entallado y con unas sisas muy amplias. Los botones escogidos son de asta y para los bolsillos de pecho, dudaba entre bolsillos de parche con fuelle o carteras. Finalmente eligió carteras y el resultado del trabajo fue el que podéis apreciar en la imagen. Una pieza elegante que el cliente luce con un pañuelo en el pecho.

Como he comentado al principio del artículo, puede que el chaleco sea una pieza  que se utiliza de manera puntual, pero de hacerlo es una prenda que denota estilo y usarlo es siempre una decisión acertada.

Confío que este artículo  les haya animado a incorporar esta pieza en sus armarios. ¡Les espero en el siguiente artículo!

como-hacer-una-chaqueta

Como hacer una chaqueta: La primera prueba

Estimados lectores:

Seguramente, muchos de ustedes serán asíduos clientes de algunas de las excelentes sastrerías que existen por nuestras tierras. Otros quizás sean clientes de distintas sastrerías de fuera de nuestras fronteras, e incluso muchos de ustedes, quizás simplemente leerán este artículo por la curiosidad, inquietud o incluso admiración por el arte de vestir.

Pero de lo que estoy seguro, es que la mayoría se preguntará cómo es el proceso de confección de los trajes, pantalones, chaquetas, abrigos…que uno se pone por la mañana y ve que le queda como si fuese una segunda piel.

Muchos de mis clientes, a lo largo de las distintas pruebas que  se realizan, en un momento dado me dicen: “Me asombra este oficio. Lo difícil que debe ser perfilar un cuerpo” Me resulta curioso que esto venga a veces por parte de un arquitecto, por ejemplo, ya que yo no sería capaz ni de realizar una sola línea en un plano arquitectónico.

Pues bien, eso es lo que intentaré explicar con este primer artículo. Espero poder hacerlo de una manera sencilla y didáctica.

CÓMO HACER UNA CHAQUETA. LA PRIMERA PRUEBA

Los pasos que lleva hacer una primera prueba no sirve de mucho para el cliente, ya que en realidad no se llega a ver nada. Sólo se trata de los delanteros hilvanados a una entretela y una manga hilvanada también. Pero en mi opinión, de esta primera prueba,  depende más del 50% de la americana, ya que de no estar bien reentrados, hilvanados y aplomados los delanteros, el final del trabajo puede ser catastrófico.

como hacer una chaquetaPara este artículo, he escogido dos chaquetas americanas de sport de dos clientes diferentes.

La primera americana es una blazer de color azul noche, mezcla de lana y cashmere, de Scabal, un género espléndido. En esta prenda, debido a que el cliente es un poco fuerte y tiene bastante vientre, hemos tenido que hacer una pinza especial, que se realiza alargando la pinza normal de pecho hasta llegar al bajo, vaciando más en proporción hasta llegar al bajo del delantero. Esta variación no lleva el corte típico donde  posteriormente irán cosidos los bolsillos.

La segunda americana, es una americana de cashmere 100%, un tejido divino al tacto, de un tono azulón, de Holland & Sherry. Este cliente, es un cliente bastante alto, y fuerte de pecho.

Las dos telas son sencillas de trabajar en general, pero hay que tener muchísimo cuidado a la hora de utilizar la plancha, ya que es muy sencillo que se terminen prestando.

PASO A PASO

En primer lugar, se abren las costuras del delantero, y después se da un punto de pelota para unir el corte donde van a ir cosidos posteriormente los vivos de los bolsillos.

Esto se puede hacer de distintas formas. Personalmente, la opción que menos me gusta es la entretela de pegar, Es una opción que, en mi opinión, hay que usarla lo menos posible y siempre con un punto de zigzag a máquina. Me decanto más por hacerlo con el punto de pelota pues así se ha hecho toda la vida y queda más natural.

EL REENTRADO DEL DELANTERO

Tras esto, llega el reentrado del delantero y partimos de la costura de pecho, dividiendo el reentrado en dos partes: el talle para abajo y el talle hacia arriba. Una cosa que no se nos puede pasar nunca bajo ningún concepto es que ésta pinza de la que estamos hablando siempre tiene que tener una pequeña curvatura hacia delante, jamás puede tener esa curvatura hacia la espalda, ya que de ser así, lo más seguro es que los cantos de los delanteros terminen estando voleados. Partiendo de la curvatura de esta pinza hacia delante empezaremos el reentrado con la plancha para así ir moldeando la forma.

 

Del talle iremos bajando por el delantero para luego ir hacia el costado y  terminar finalmente en el talle del costadillo, sin pasar de el.

Una vez hecha la parte de abajo del delantero, subiremos a la otra mitad, y nos detenemos en el punto donde termina la pinza del pecho, justo debajo del bolsillo de pecho. Este es un punto delicado, ya que a veces que se ven unos flojos en esta zona que estéticamente no quedan nada bien. Lo que hay hacer para que esto no pase es sumir este flojo a base de agua y plancha, hasta que no se aprecie nada. De ahí, nos pasamos a la sisa, donde se concentra bastante tela. Yo suelo recoger del mismo modo, ya que no conviene eliminarla por completo porque  aquí se concentrará la costura de la manga y la curvatura anatómica que poseemos todos, lo cual hace necesario que no quede muy justo de tela.

A groso modo este es el reentrado del delantero, solo nos queda poner un pequeño triángulo de entretela de pegar en el punto donde termina la pinza de pecho, con el fin de que este punto no se levante ni se doble cuando se plancha. De otro modo, este fallo llamaría la atención.

LA ELECCIÓN DE LA ENTRETELA

Ahora llega el momento de la entretela. Existen muchas clases de entretelas por eso yo utilizo dos modelos distintos con más o menos cuerpo en función del espesor de la tela.

Dependiendo de cómo lo pida el cliente, el pecho se refuerza más o menos, de tal forma que puede llevar una capa de plastón, de más o menos fuerza, y otra de muletón. A su vez puede estar picada a mano o a máquina de coser con un punto de zigzag ya esto último también influye a la hora de estar más o menos armado el pecho.

Una vez picado el pecho, llega el momento del vaciado de la pinza del mismo, en este caso lleva dos vaciados; el primero es uno de igual tamaño que el vaciado de la tela y otro que saldrá de la sisa.

Una vez cosidas las dos pinzas, llega el momento del reentrado de la entretela. En este paso, nos ayudaremos de una madera para mantener la forma del pecho, ya que como hemos comentado antes, hay que ir trabajando la curvatura anatómica que toda persona posee desde el principio de nuestro trabajo.

Aquí, lo que vamos a intentar es recoger la entretela moldeándola en la sisa al mismo tiempo que sacamos un poco de forma de pecho. Intentaremos que la pinza principal, al igual que en el delantero, tienda a curvar hacia los ojales, ya que de no ser así es posible que el delantero se nos quede voleado.

Aquí, lo que vamos a intentar es recoger la entretela moldeándola en la sisa al mismo tiempo que sacamos un poco de forma de pecho. Intentaremos que la pinza principal, al igual que en el delantero, tienda a curvar hacia los ojales, ya que de no ser así es posible que el delantero se nos quede voleado.

EL HILVANADO

Una vez terminado de planchar el delantero y las entretelas procederemos a hilvanar los delanteros a la entretela.

Éste es uno de los puntos donde más variedades existen. Algunos sastres tienden a hilvanar los delanteros, de arriba a abajo, otros los hilvanan de abajo para arriba. Personalmente, me gusta hilvanarlos empezando por el talle, y de ahí, continuamos para abajo, partiendo el delantero en dos partes.

A la hora de hilvanar, hay que tener mucho cuidado con la cantidad de tela que arrastramos. Tenemos que arrastrar simplemente los dedos y siempre tendiendo a arrastrar un poco de tela hacia el costado. En la parte baja daremos tres hilvanes.

Una vez hecho esto, damos la vuelta al delantero, para poder hilvanar el pecho. En este caso lo que haremos es arrastrar ligeramente tela hacia el interior del pecho, con la intención de que una vez esté la americana terminada, no quede tirante el pecho puesto que suele pasar que haya más entretela que tela.

En la zona de la solapa, me gusta poner una pequeña pieza de tela de bolsillo, con el fin de que la solapa tenga un poco de cuerpo.

Y, por último, lo que haremos es dar dos hilvanes en la caída. Con estos dos hilvanes lo que haremos es meter un poco de flojo, cuya función consiste en ayudar al delantero de la americana a girar sin que quede saliente. Este flojo dependerá del tipo de tela que estemos trabajando ya que unas admiten más cantidad que otras.

LAS SOLAPAS

Llegó en momento crítico del picado de las solapas, ¿se pican a mano?, ¿se pican a máquina?

Antiguamente, como todos pueden imaginar, se picaban a mano, incluso ahora existen casas que siguen haciéndolo así. Esta es una práctica que, en la mayoría de sastrerías, se ha extinguido,  principalmente porque requiere de muchísimo más tiempo que hacerlo a máquina.

En mi opinión, un buen picado a máquina, vigilando que no queden huecos entre filas de puntos a la vez que se pica trabajando la forma de la solapa en curva, da un resultado perfecto y muy natural, tal y como puede apreciarse en la imagen.

PLANCHAR Y MONTAR

Tras este punto del picado llega el momento de planchar el delantero. Este lo haremos del mismo modo que hemos planchado la entretela, ayudándonos de la madera para, finalmente, dar un repaso de plancha por el derecho.

Ya solo queda el montar la prueba, esto es juntar espalda, delanteros y una manga, la derecha. Y por último y más importante llamar al cliente.

Espero que les haya resultado interesante todo el trabajo que conlleva solamente el proceso de una primera prueba. Aunque no suele apreciarse en un primer momento, este paso previo es el cimiento del que dependerá buena parte del éxito de la americana..

Si quieren ver mejor cómo se lleva a cabo una primera prueba, no se pierdan esta serie de vídeos que he colgado en nuestro canal de Youtube.

¡Solo queda decirles que les espero en el siguiente artículo!