La razón de ser de la Sastrería Serna se ha asentado siempre bajo tres pilares fundamentales y necesarios en la moda masculina y la alta sastrería artesanal, destacando la realización de prendas, como los trajes de hombre a medida, entre otras.

Estos tres pilares de los que hablamos y que Sastrería Serna define como fundamentales son:

BESPOKE: El término bespoke proviene del inglés y significa que una prenda está hecha a medida y según los criterios del cliente; es decir, se adapta a los deseos e idea inicial del usuario. Resulta imprescindible saber entender este concepto desde el origen, para así poder expresarlo en un buen trabajo.

ASESORAMIENTO: Cuando un cliente viene a hacerse un traje a medida y se pone en nuestras manos, lo que espera y desea es que le guiemos y le aconsejemos desde el principio. Empezando con la elección del tejido, que variará según el acto para el cual esté pensado o la temporada en la que nos encontremos, pasando por definir y adaptar al estilo que más le puede favorecer según sus características físicas, gustos o preferencias y la combinación con los distintos complementos.

PROFESIONALIDAD: Este apartado es un punto que no tiene final. Es un valor que llevamos trabajando todos estos años y seguimos cultivándolo con cada cliente. Porque cada persona, cada prenda, cada traje a medida, supone un nuevo reto y una oportunidad para sorprender con un trabajo sobrio y preciso.

TRAJES DE HOMBRE A MEDIDA

Una vez escogida la tela, inmediatamente nos ponemos a trabajar en ella, y en poco tiempo realizaremos una primera prueba de la prenda que ya contará de tela y entretela. Al cabo de unas semanas, realizaremos una segunda prueba, a falta de poner las mangas y definir los últimos detalles.

La tercera prueba será la última y en ella podremos ya ver un resultado casi final, con el objetivo de entregar el traje de hombre a medida en mes y medio o dos meses desde la elección del tejido.